Las acciones de Abengoa subieron 16.8% el jueves en la Bolsa de Valores de Madrid, a la espera de que se anuncie el acuerdo definitivo de reestructuración que parece inminente. Este acuerdo, que podría anunciarse esta misma semana, llegaría así con algunos días de retraso, ya que el plan inicial era culminarlo a finales de julio para abrir el periodo de adhesiones. La compañía avanza de esta manera en un proceso que se ha dilatado durante meses y que tiene que finalizar antes de noviembre, el plazo máximo concedido por la Justicia española para salir del preconcurso de acreedores iniciado en noviembre pasado.

Abengoa alcanzó un principio de acuerdo con sus principales acreedores a finales de junio, que redefinía el esbozado en marzo y que fue precisamente el que sirvió de base a la justicia para ampliar en siete meses el plazo para presentar la documentación y adhesiones. El principio de acuerdo de junio prevé una inyección de 1,200 millones de euros, para aliviar las necesidades de liquidez de la compañía; de éstos, 500 millones de euros serán dinero nuevo y el resto, refinanciación de deuda. La nueva compañía, más pequeña y centrada en el negocio de ingeniería y construcción, estará principalmente en manos de los fondos, que se quedarán con 55% del capital; mientras que los bancos acreedores pasarán a controlar 35 por ciento.

Los actuales principales accionistas, la sociedad Inversión Corporativa -que agrupa las participaciones de los fundadores, entre ellos la familia Benjumea-, reducirán inicialmente su participación a 5 %, aunque podría incrementarse a 10% bajo ciertos supuestos.

Una vez que se firme el acuerdo, Abengoa abrirá el periodo de adhesiones para que los acreedores den su visto bueno al plan de reestructuración, con el objetivo de atraer a los dueños de al menos 75% de la deuda, el mínimo que marca la ley española para salir del preconcurso.

Una vez cerrado el plan, la multinacional presentará a la justicia la documentación de las adhesiones para su homologación y convocar una junta extraordinaria de accionistas que apruebe la articulación de la reestructuración.