Las acciones del conglomerado mexicano Grupo Carso, que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), cerraron prácticamente sin cambios las negociaciones del martes, en un día en el que se dio a conocer el nuevo dictamen sobre el desplome ocurrido el 3 de mayo en un tramo de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, que fue construido por la empresa.

Los papeles del grupo (mayormente controlado por el magnate mexicano Carlos Slim) que tiene entre sus nombres a la constructora CICSA, cerraron las operaciones con una pérdida de -0.04% con un precio de 67.81 pesos por papel, en línea con el desempeño negativo del mercado. En otras ocasiones, las acciones de Carso sufrieron por noticias relacionadas con este siniestro que dejó como saldo 26 muertos y decenas de heridos.

De acuerdo con el dictamen de la empresa noruega DNV, contratada para investigar el caso, el hecho fue el resultado del pandeo de las vigas de la estructura, facilitado por la falta de pernos funcionales. Esta fase dos de su dictamen dio una conclusión que ofreció más detalles, pero no cambios significativos la información que ya era conocida.

Durante la primera conferencia relacionada con el desplome de un tramo cercano a la estación Olivos, las acciones de Grupo Carso registraron una caída superior a 2 por ciento. Días después, sus títulos registraron una importante volatilidad que fue calmada tras una reunión en Palacio Nacional entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y Carlos Slim.

La fase 1 del peritaje de DNV reveló en junio que la causa del accidente fue una falla estructural en la Línea 12, construida por el consorcio formado por las mexicanas ICA y Grupo Carso.

Fase 2 del dictamen de DNV

Según el último documento, presentado por un directivo de DNV y funcionarios de la capital, "el colapso ocurrió como resultado del pandeo de las vigas norte y sur, facilitado por la falta de pernos funcionales en una longitud significativa, lo que causó que parte del tramo elevado perdiera su estructura compuesta".

"Como resultado, la estructura compuesta estaba operando como dos vigas paralelas independientes, una viga de concreto y una viga de acero, que experimentaron condiciones de carga para las que no estaban diseñadas", agregó.

La compañía escandinava, que todavía presentará un informe más sobre fallas en controles, sistemas y procedimientos, explicó que la estructura que se derrumbó ya estaba "en una condición comprometida" antes del terremoto que impactó al centro y al sur de México en septiembre de 2017, y que la deformación observada no fue consecuencia del seísmo.

Grupo Carso dijo que no tenía comentarios por ahora sobre el peritaje final, ICA no respondió de inmediato a una consulta de Reuters y no fue posible localizar enseguida a un portavoz de Alstom.

Tras el primer informe, la compañía de Slim afirmó que esperaría para comentar hasta que se publicara la documentación final y se ha comprometido a reparar la Línea 12 del Metro sin costo para que se pueda reabrir en un año, según dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con información de Reuters.

kg