Ciudad del Vaticano.- El Vaticano expresó su "indignación" por la "violación de tumbas" de dos arzobispos de Malinas-Bruselas durante el allanamiento de la víspera en la sede de la Iglesia belga, tras nuevas acusaciones de abusos sexuales a menores por eclesiásticos.

En un comunicado, la Secretaría de Estado "expresa su intenso estupor por la forma en que las autoridades judiciales belgas realizaron algunos allanamientos" el jueves y "su indignación por la violación de las tumbas de los cardenales Jozef-Ernest Van Roey y Léon-Joseph Suenens".

El texto se refiere a las tumbas de los dos ex arzobispos de Malinas-Bruselas, considerada la "capital" de la Iglesia de Bélgica, que los investigadores perforaron durante un allanamiento.

La Secretaría de Estado, dirigida por el cardenal Tarcisio Bertone, también expresó su "amargura ante estas infracciones al derecho a la confidencialidad de las víctimas en nombre de las cuales se llevaron a cabo estos allanamientos".

Unos 30 investigadores y policías allanaron el jueves el palacio de la archidiócesis de Malinas-Bruselas, al norte de la capital, sede de la Iglesia católica en Bélgica.

Buscaban documentos o cualquier otra prueba que "apoyaran o no acusaciones que denuncian abusos a menores cometidos por determinadas personas de la Iglesia", según un portavoz de la fiscalía de Bruselas.

Paralelamente, el ex primado de Bélgica Godfried Danneels fue "convocado" por los investigadores al palacio episcopal y su domicilio también fue registrado, según su portavoz.

En su comunicado, el Vaticano "reiteró su firme condena a todo acto criminal e inmoral de abuso de menores por parte de miembros de la Iglesia".