Una de cada ocho personas en Inglaterra había contraído el coronavirus en diciembre, un fuerte aumento respecto al mes anterior (1 de cada 11), según un estudio oficial publicado el martes.

En el mismo periodo, habían contraído el virus una de cada 10 personas en Gales, una de cada 13 en Irlanda del Norte y una de cada 11 en Escocia, según datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

Esta se basó para su estudio en pruebas de anticuerpos realizadas al azar entre la población, lo que también permite la identificación de personas asintomáticas además de quienes dieron positivos a los tests del virus.

El Reino Unido, país más golpeado de Europa por la pandemia, con casi 90,000 muertes confirmadas por Covid-19, se enfrenta actualmente a una tercera ola de contagios desde el descubrimiento en diciembre de una mutación del coronavirus entre 50% y 70% más contagiosa según científicos británicos.

En Inglaterra y Gales, la mortalidad general en la primera semana de enero fue un 45,8% superior al promedio de los últimos cinco años, según la ONS, quien advirtió sin embargo de que los datos podrían verse sesgados por los retrasos en el registro de las muertes durante el período de fiestas navideñas.

Londres, particularmente afectada por la última ola, registró un aumento de casi el 85% de las muertes en comparación con el promedio registrado en la misma semana durante los últimos cinco años.

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, que contrajo el virus el año pasado, anunció en Twitter el martes que observaría un período de cuarentena hasta el domingo después de un posible contacto con una persona infectada.