El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este sábado 3 de agosto que la situación avanza bien con China, e insistió en que los consumidores estadounidenses no están pagando los impuestos a la importación sobre los bienes chinos, aunque los economistas dicen que sí están sufragando la factura.

"Las cosas van muy bien con China. Nos están pagando decenas de miles de millones de dólares, lo que ha sido posible gracias a sus devaluaciones monetarias y la inyección de enormes cantidades de dinero en efectivo para mantener su sistema en marcha. Hasta el momento nuestro consumidor no está pagando nada, y no hay inflación. ¡Sin ayuda de la Fed!", dijo Trump en Twitter.

También afirmó, sin presentar pruebas, que los países están pidiendo negociar "acuerdos comerciales REALES", señalando que "no quieren ser blanco de los aranceles de Estados Unidos".

Trump decidió de forma repentina el jueves 1 de agosto aplicar aranceles del 10% a importaciones chinas por valor de 300,000 millones de dólares, sorprendiendo a los mercados financieros y poniendo fin a una tregua comercial de un mes de duración. China prometió que se defenderá.

Los aranceles tienen por objeto encarecer los productos extranjeros para impulsar a los productores nacionales, a menos que los exportadores internacionales reduzcan los precios. Pero no ha habido pruebas de que China esté reduciendo los precios para adaptarse a los aranceles de Trump.

Un estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica en marzo demostró que todo el costo de las tarifas impuestas en 2018 fueron transferidas a los consumidores estadounidenses.