Justo mientras el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, intenta controlar el daño provocado por un escándalo por embotellamientos en un puente y una investigación federal que implica a sus principales asesores, auditores federales están poniendo en marcha una investigación independiente sobre el posible uso de su administración de los fondos federales de recuperación de desastres para una campaña publicitaria.

Los auditores investigan por qué la administración de Christie otorgó un contrato de 23 millones de dólares a una empresa para producir anuncios turísticos protagonizados por el Gobernador.

La administración de Christie ya está bajo una investigación federal desde las revelaciones de la semana pasada acerca de que sus principales colaboradores aparentemente cerraron las vías de acceso hacia un puente y carretera en el norte de Jersey. Correos electrónicos entregados a la prensa la semana pasada mostraron a los colaboradores bromeando acerca del gozo que les provocaba el tránsito en Fort Lee, Nueva Jersey, y los investigadores analizan si el cierre fue parte de un complot para tomar represalias en contra del alcalde demócrata de la ciudad, quien se negó a respaldar la reelección de Christie.

Y los demócratas en la Asamblea del estado anunciaron ayer que están poniendo en marcha una comisión especial de investigación para cuestionar a más miembros de la administración de Christie sobre los cierres de puente.

La nueva investigación federal, que se centra en el uso de fondos federales para la recuperación tras la tormenta Sandy en una campaña de marketing, parece ser una coincidencia.