París. Al menos 27 migrantes murieron el miércoles en un naufragio frente a las costas del norte de Francia, punto de salida de las travesías hacia las costas del Reino Unido, en una tragedia que ha estremecido a las autoridades de París y Londres.

"Francia no dejará que la Mancha se convierta en un cementerio", dijo ayer el presidente francés, Emmanuel Macron, que evocó un balance de 31 muertos, después rebajado por el ministerio de Interior a 27 fallecidos y 2 rescatados.

Según una fuente conocedora del caso, la embarcación zarpó con unos 50 migrantes a bordo desde Dunkerque (norte).

"Conmocionado, indignado y profundamente entristecido" por lo sucedido, el primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró que quería "hacer más" con Francia para frenar estas travesías ilegales y evocó "problemas para convencer a algunos de nuestros socios, sobre todo los franceses".

El balance de esta tragedia por si solo supera la cifra total de fallecidos en el Canal de la Mancha desde 2018, cuando comenzó a aumentar el número de migrantes que intentan alcanzar las costas británicas a bordo de pequeñas embarcaciones ante la mayor vigilancia en los puertos y en el túnel que une Francia e Inglaterra.

En 2020, seis personas perdieron la vida y otras tres desaparecieron. En 2019, se registraron cuatro muertos.

Las labores de búsqueda, que continuaban la tarde de ayer, empezaron después que un pescador alertara "hacia las 14 horas" del "descubrimiento de unos 15 cuerpos flotando frente a las costas de Calais", según el ministerio del Interior francés.

Delito de homicidio

El drama se produjo en una pequeña embarcación hinchable, con poca estabilidad en cuanto está cargada y hay oleaje, dijeron los equipos de rescate.

En declaraciones a la prensa en la localidad norteña de Calais, Darmanin indicó que entre las víctimas había una niña. La alcaldesa de esa ciudad, Natacha Bouchart, añadió que también había una embarazada.

Unas 50 personas se reunieron en la noche cerca del puerto de Calais con pequeñas velas en recuerdo a los fallecidos.

La fiscalía abrió una investigación por varios delitos, entre ellos "homicidio". El ministro del Interior francés, Gerald Darmanin, expresó en Twitter su "fuerte emoción" ante esta "tragedia" y subrayó la "naturaleza criminal" de aquellos que "organizan estas travesías".

Hasta el 20 de noviembre, 31,500 migrantes zarparon de las costas francesas desde enero y 7,800 fueron rescatados.