Un tiroteo registrado este miércoles en una escuela secundaria de Parkland, en el estado de Florida, dejó 17 muertos, informó el jefe de la policía del condado, Scott Israel.

El perpetrador fue identificado como Nikolas Cruz, dijo un funcionario federal que fue informado de la investigación. El funcionario habló bajo condición de anonimato debido a que no estaba autorizado a revelar información. Previamente, el jefe de policía del condado Broward, Scott Israel, había indicado que el agresor era un exalumno. Dijo que el perpetrador entró y salió de la escuela durante el tiroteo y que fue detenido “sin incidentes” alrededor de una hora después de que salió de la escuela.

Israel dijo que la policía aguardaba a que el equipo táctico les informara que la zona estaba despejada para poder ingresar a la escuela.

Michael Nembhard dijo que estaba sentado en su cochera a cerca de kilómetro y medio de la escuela mientras veía la cobertura del tiroteo por televisión cuando escuchó a un policía gritar: “¡Tírate al suelo, tírate al suelo, tírate al suelo!”. Levantó la mirada y a unos 140 metros (yardas) vio a un adolescente en el suelo y a un agente apuntándole con un arma. El agente se mantuvo de pie cerca del joven hasta que otros policías llegaron, lo esposaron y se lo llevaron, relató Nembhard.

En la escuela, Noah Parness, un estudiante de 17 años, dijo que la alarma contra incendios se activó por segunda vez en el día alrededor de las 2:30 p.m. Dijo que él y otros estudiantes salieron tranquilamente hacia las zonas designadas cuando de repente escuchó varias detonaciones.

“Todo el mundo se quedó en calma viendo, y luego vimos a varios maestros bajar corriendo por las escaleras, y entonces todo el mundo comenzó a correr”, comentó Parness. “Yo salté una barda”.

La escuela es un extenso completo en la comunidad de Parkland, a unos 70 kilómetros (45 millas) al norte del centro de Miami.

Durante el año académico 2016-2017 la escuela tenía a poco más de 3,100 alumnos, de acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas Educativas.

Imágenes de televisión muestran a policías uniformados de verde y con las armas desenfundadas mientras ingresan a la escuela, y posteriormente a decenas de alumnos corriendo desenfrenadamente o caminando muy rápido. Se ve a un agente que ayuda a evacuar a los alumnos. Otros se aferraron a sus compañeros mientras salían del lugar.

El departamento escolar de Broward indicó en su sitio web que estudiantes y personal escucharon detonaciones y la escuela inmediatamente cerró las instalaciones.

El presidente Donald Trump se pronunció en Twitter sobre lo ocurrido, "Ningún niño, maestro o cualquier otro debe sentirse inseguro en una escuela americana" dijo tras los hechos.