Estocolmo. La fiscalía sueca reabrirá el caso de violación contra el fundador de WikiLeaks Julian Assange y pedirán su extradición una vez haya servido su sentencia de 50 semanas de prisión en Gran Bretaña por incumplir su libertad condicional.

“Aún hay una causa probable para sospechar que Assange cometió una violación”, indicó en Estocolmo la subdirectora de la fiscalía pública sueca, Eva-Marie Persson. “Mi opinión es que se requiere un nuevo interrogatorio a Assange”.

La fiscalía sueca presentó cargos preliminares contra Assange después de su paso por el país en 2010, tras las denuncias de dos mujeres suecas que dijeron haber sido víctimas de delitos sexuales cometidos por Assange.

El informante australiano viajó de Suecia a Gran Bretaña en septiembre de 2010 y se refugió en la embajada ecuatoriana en junio de 2012 para evitar su extradición.

Tras casi siete años en el edificio, fue detenido el 11 de abril por la policía británica.

El australiano de 47 años conoció a las denunciantes en Suecia a través de una conferencia en agosto de 2010 en Estocolmo. Una de ellas participó en la organización de un acto del Partido Socialdemócrata sueco, una formación de centroizquierda, y se ofreció a alojar a Assange en su departamento. La otra estaba entre el público.

Chelsea no hablará

La exanalista militar estadounidense Chelsea Manning declaró este domingo que no tiene intención de responder a las preguntas de la justicia estadounidense sobre el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, aunque ese rechazo pueda enviarla de nuevo a la cárcel.

Manning, que ya estuvo detenida entre 2010 y 2017 por haber entregado más de 750,000 documentos diplomáticos y militares a WikiLeaks, fue encarcelada otra vez el 8 de marzo por negarse a declarar ante el gran jurado que investiga a Assange.