París.- El navío "Costa Concordia", cuyo naufragio el viernes en la costa italiana causó al menos 11 muertos, está asegurado por 395 millones de euros (507 millones de dólares), según informaciones obtenidas por la AFP.

Aun cuando el monto a indemnizar, a título de la responsabilidad civil, se desconoce todavía, uno de los aseguradores, que pidió no ser identificado, declaró que se trata "del mayor accidente marítimo jamás ocurrido, concerniente al transporte de pasajeros o transporte de mercancías".

El "Costa Concordia", que había partido de Civitavecchia hacia las 18H00 GMT el viernes, llevaba más de 3,000 turistas, además de unos 1,000 tripulantes de 40 nacionalidades.

Al menos once personas murieron en la tragedia, entre ellos el peruano Tomás Costilla Mendoza, quien trabajaba en el servicio de aseo.

DETIENEN LABORES DE RESCATE

Los buzos que trabajan en el crucero italiano suspendieron las tareas de rescate el miércoles luego de que la embarcación se movió más de un metro, lo que retrasó los planes para remover el combustible del barco y así evitar un desastre ecológico.

Cinco días después de que el barco de 114,500 toneladas golpeó una roca y encalló en la costa de la pintoresca isla toscana de Giglio, las esperanzas de encontrar a más gente con vida se han desvanecido y los expertos en salvataje se preparan para extraer las 2.300 toneladas de combustible del casco.

La búsqueda fue suspendida por todo el día el miércoles cuando el barco se deslizó aproximadamente 1.5 metros.

Cuando empezó a oscurecer, un portavoz dijo que la nave se había estabilizado pero no estaba claro si las operaciones se reanudarán el jueves por la mañana.

Hasta que se dio la orden de suspender las operaciones de búsqueda, los buzos se preparaban para reanudar la difícil y peligrosa tarea de registrar las áreas hundidas, donde se realizaron explosiones controladas para permitir un mayor acceso.

"La visibilidad es horrible. Ayer no podía verme la mano cuando la ponía delante de la cara", dijo Giuseppe Minciotti, uno de los especialistas en buceo que trabaja en el casco.

"Agarré un trozo de algo que flotaba y no pude ver qué era hasta que saqué la cabeza del agua. Era un zapato de mujer", añadió.

PARIENTES

Mientras continúa la búsqueda, los familiares de algunos de los desaparecidos fueron llegando a la zona, aunque no hay muchas esperanzas de encontrar a alguien con vida dadas las bajas temperaturas del agua.

Desde el domingo no apareció ningún sobreviviente.

"Pedimos que todas las unidades de rescate y las autoridades no pierdan tiempo y hagan todo lo posible para recuperar o encontrar, viva o muerta, a nuestra hija", dijo Sartonino Soria, que llegó desde Perú tras conocer que su hija Erika, miembro de la tripulación, está entre los desaparecidos.

En la lista de desaparecidos figuraban 13 alemanes, cuatro franceses, cinco italianos y dos estadounidenses, junto con cuatro miembros de la tripulación de Italia, India, Hungría y Perú.

El ministro de Medio Ambiente italiano, Corrado Clini, dijo al Parlamento que existía el riesgo de que el barco pueda deslizarse hacia las profundidades desde la ladera submarina rocosa en la que está apoyado, dañando aún más la nave y creando una gran amenaza para el ambiente en una de las reservas marinas más grandes de Europa.

El ministro explicó que la extracción de combustible tomará al menos dos semanas y no podría comenzar hasta que se complete la búsqueda por sobrevivientes o cuerpos.

En tanto, los fiscales dijeron que van a apelar la decisión de que Schettino cumpla un arresto domiciliario, ya que creen que podría fugarse.

apr