El Vaticano anunció que la reliquia oficial de Juan Pablo II presentada durante su beatificación, el próximo 1 de mayo, será una ampolleta con su sangre conservada desde antes de su muerte en abril de 2005.

En una nota la sala de prensa de la Sede Apostólica reveló que la reliquia será presentada para su veneración a los fieles dentro de un relicario precioso custodiado por la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice.

"En los últimos días de enfermedad del Santo Padre el personal médico tomó una muestra de sangre para poner a disposición del Centro Hemotransfusional del Hospital Niño Jesús con miras a una eventual transfusión", explicó el comunicado.

"Empero no tuvo lugar después alguna transfusión y l a sangre extraída permaneció conservada en cuatro pequeños contenedores", agregó.

Precisó que dos de esos contenedores quedaron a disposición del secretario particular de Juan Pablo II, Stanislao Dziwizs, mientras las otras dos permanecieron en el hospital, devotamente custodiadas por las religiosas que atienden el nosocomio.

Con motivo de la beatificación las dos ampollas fueron colocadas en relicarios, el primero será venerado por los fieles durante la ceremonia del 1 de mayo y después será conservado en el 'sagrario' de la Basílica de San Pedro, un espacio que contiene diversas reliquias de santos y beatos.

El restante contenedor será regresado al Hospital Niño Jesús.

Asimismo las ampollas en poder de Dziwizs serán veneradas en un santuario especial que se construye en las inmediaciones de Cracovia (Polonia).

"La sangre se encuentra en estado líquido, circunstancia que se explica por la presencia de una sustancia anticoagulante que estaba en las probetas al momento de la extracción", apuntó la nota vaticana.

RDS