Madrid. El miércoles, en una entrevista en RNE (Radio Nacional de España), al jefe del Ejecutivo (Pedro Sánchez) le preguntaron sobre por qué prometió en el debate electoral traer de vuelta a España a Puigdemont para ponerlo a disposición de la justicia, como si de un compromiso electoral se tratase. “¿La Fiscalía de quién depende...? Pues ya está”, respondió.

Ayer, en una entrevista en el canal de televisión La Sexta, reconoció que no fue afortunado el comentario y achacó su error al cansancio de la campaña electoral. “No fui preciso”, señaló.

Según explicó, lo que quería decir es que “no hay nadie por encima de la ley” y agregó que el gobierno se limitará a “ayudar a la Fiscalía y al Poder Judicial”.

“Hay que ser humilde”, indicó Sánchez en la entrevista.

Los fiscales mostraron tras las declaraciones de su “estupefacción” por las palabras del presidente, las cuales consideraron “lamentables” y fruto de un “desconocimiento” del funcionamiento del Ministerio Público por parte de los políticos. Además, adviertieron que comentarios así pueden dificultar la entrega de reclamados por la justicia, como el caso del expresidente catalán Carles Puigdemont.

Sánchez matizó sus palabras el mismo miércoles, tras las críticas que sus declaraciones suscitaron de manera inmediata entre las asociaciones de fiscales.

Torra responde

“Le agradezco que deje claro que en España no hay separación de poderes”, ironizó el presidente de Cataluña, Quim Torra.

Desde Girona, calificó como “irresponsables” y de “ridículo colosal” las palabras del presidente.

“Sánchez, quien a veces actúa de presidente en funciones y otras de sheriff, nos ha constatado que la separación de poderes en el Estado es una farsa”.