Roma.- Las labores de rescate en el crucero Costa Concordia reiniciaron de manera parcial la noche del viernes con el uso de un robot, informó hoy el portavoz del cuerpo de bomberos, Luca Cari.

Agregó que tras varias horas de suspensión de los trabajos a causa de las condiciones metereológicas, a primera hora de la noche reiniciaron las labores en la parte no sumergida del navío encallado frente a la isla italiana de Giglio.

El accidente ocurrido hace una semana dejó hasta el momento 11 muertos y 24 desaparecidos, que son buscados en una carrera contra el reloj, ya que el barco registra ligeros movimientos y existe el riesgo de que pierda combustible y cause un desastre ecológico.

Este viernes también entró en funcionamiento el robot Roy, que según los cuerpos de socorro es una 'computadora submarina' que verifica los punto de apoyo de la nave, registra imágenes, datos y busca cuerpos en el agua.

Se teme que algunos de los desaparecidos hayan muerto en las gélidas aguas invernales del mar Tirreno, tras el choque del Costa Concordia con un escollo ocasionado por un maniobra equivocada.

En tanto, el gobierno italiano declaró estado de emergencia en relación con las consecuencias del naufragio, lo que permitirá destinar mayores recursos a las labores de rescate y remoción del crucero.

La Comisión Europea advirtió que los eventuales daños ecológicos a la zona deberán ser cubiertos por la compañía Costa Crociere, propietaria del barco, que suspendió al capitán Francesco Schettino, acusado de homicidio culposo múltiple, naufragio y abandono de nave.

El abogado de Schettino, Bruno Leporatti, declaró a los periodistas que tras el accidente el capitán avisó de inmediato a la compañía del problema.

También anunció que impugnará la decisión de la juez que decretó el arresto domiciliario de Schettino.

Según el abogado, el capitán ha reconocido que cometió errores y está dispuesto a asumir su responsabilidad.

apr