Santiago de Chile. El presidente de la República, Sebastián Piñera, concretó el tan esperado cambio de gabinete y con varias sorpresas, ya que retornaron tres exministros al gobierno.

Y es que el mandatario decidió en este segundo ajuste de su segundo mandato volver a llamar a Jaime Mañalich, quien retorna al Ministerio de Salud; Teodoro Ribera, a la cartera de Relaciones Exteriores, y Juan Carlos Jobet, para asumir Energía. Con esto, Emilio Santelices, Roberto Ampuero y Susana Jiménez salen del gobierno.

Otro de los movimientos es la llegada del vicepresidente ejecutivo de la Corfo, Sebastián Sichel, como ministro de Desarrollo Social. ¿Moreno? Se va al Ministerio de Obras Públicas que quedó con el cargo vacío, ya que Juan Andrés Fontaine se fue a ocupar al Ministerio de Economía, el cupo que dejó José Ramón Valente, quien salió de La Moneda.

Tiempo de “definiciones”

Tras el juramento de los nuevos ministros, el presidente Piñera indicó que este año será “más exigente”, indicando que internacionalmente la economía mundial atraviesa por un contexto más débil por causas como la guerra comercial. Mientras que en el frente interno, indicó que las trabas han venido por la negativa de la oposición a la aprobación de las reformas.

“Todas estas modernizaciones y reformas, a pesar de nuestra permanente voluntad de diálogo y búsqueda de acuerdos, no han podido avanzar con la actitud, velocidad y profundidad que el país y los chilenos requieren”, sostuvo.

En este sentido, Piñera hizo el compromiso de renovar “la necesidad de impulsar y sacar adelante estas modernizaciones y reformas, porque Chile y los chilenos las necesitan y con urgencia”, agregando que “después de haber hecho todos los esfuerzos de diálogo y búsqueda de acuerdos, llegó el tiempo de las definiciones y la acción”.