Ciudad de México. Las elecciones regionales de Venezuela del pasado domingo sirvieron para que “pseudo opositores” le lavaran la cara al régimen de Nicolás Maduro a nivel internacional, comenta el exalcalde Metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, quien describe como un acto cruel organizar este tipo de elecciones con una población “sumida en la pobreza”.

El mapa de Venezuela quedará 87% teñido de rojo a partir de ahora, y durante los próximos cuatro años. El régimen de Nicolás Maduro se hizo con el control de 20 de las 23 gobernaciones y con la importante Alcaldía de Caracas, mientras que la oposición apenas logró quedarse con tres estados.

La oposición conformada en el llamado G4, los principales partidos de oponentes representantes más conocidos son Juan Guaidó, Leopoldo López y Henrique Capriles, son calificados como ingenuos al ver sus reacciones, como si no hubieran sabido a lo que se iban a enfrentar desde hace tiempo.

Es Antonio Ledezma el que desenmascara al G4: “Presenciamos un sainete que lo único que garantiza es proveer a la tiranía del más valioso de sus activos, tiempo”, indica el exalcalde.

Molly de la Sotta, líder del grupo de familiares de militares que son presos políticos del régimen, comenta a El Economista: “Hoy más que nunca, la comunidad internacional debe escuchar a la sociedad civil, a las víctimas de crímenes de lesa humanidad y no a los políticos oportunistas y cohabitadores”.

La votación fue del 41% del padrón electoral, la oposición "recibió un mensaje: ellos no nos representan", comenta De la Sotta.

Su hermano, Luis Humberto de la Sotta, es preso político. En la actualidad se encuentra “sin atención médica y con ratas en su celda; ya cumplió tres años y medio preso”.

El opositor Freddy Guevara no ha tenido la empatía con el movimiento civil que encabeza Molly de la Sotta. Es un ejemplo de que la agenda del G4 no incluye el tema de los presos políticos en el área militar. “Esta gente va a México a oxigenar al régimen, mientras que a nuestros familiares los torturan”.

Antonio Ledezma fue encarcelado en 2015 y dos años después logró sortear el cerco de seguridad que rodeaba su casa: viajó a Madrid.

En relación a las elecciones del domingo, Ledezma describe tres tipos de opositores: “el que es cómplice de la tiranía, el que solo le interesa sobrevivir y el que ignora la despiadada naturaleza de la tiranía”.

Sin errores

Juan Guaidó convocó a la prensa el día de ayer para criticar “la dictadura de Maduro”, pero no hizo una evaluación sobre su corresponsabilidad de lo visto el domingo. Su actitud llamó la atención porque parecería ser que la dictadura venezolana nació el domingo. Los venezolanos enviaron, a través de la abstención, un mensaje a Juan Guaidó.

geopolitica@eleconomista.mx