Caracas. Diputados opositores venezolanos denunciaron ante Naciones Unidas que los activistas José y Alejandro Sánchez, del partido Primero Justicia quienes fueron detenidos el viernes, acusados por el gobierno de Nicolás Maduro de organizar actos terroristas, habían sido torturados.

Los han torturado física y psicológicamente. A Alejandro (Sánchez) lo colgaron de un brazo por 48 horas, le rociaron gasolina en la chamarra. Su madre pasó por una quimioterapia y le dijeron que estaba enferma y que en cualquier momento podía dejar de tener suerte. Le dijeron detalles del día a día de su novia , relató a periodistas este domingo el parlamentario, Tomás Guanipa.

El legislador aseguró que a los jóvenes incluso los amenazaron con quitarles la vida si no denunciaban a diputados del partido Primero Justicia de cometer hechos falsos .

Los hermanos José y Alejandro Sánchez fueron arrestados el sábado en Caracas, en medio de las protestas que desde hace dos semanas se han registrado contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro y que han sido reprimidas fuertemente por los elementos policiacos.

Las manifestaciones de los opositores han derivado en violentos enfrentamientos con la fuerza pública, dejando cinco muertos y 117 detenidos, según el gobierno.

Quema de judas, de maduro

Monigotes del presidente Nicolás Maduro, del líder opositor Henrique Capriles y del secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, ardieron este domingo en la quema de Judas , una de las mayores tradiciones de la Semana Santa en Venezuela.

Chavistas y opositores en distintas ciudades prendieron fuego a muñecos de los personajes que consideran han traicionado a los venezolanos el presidente Maduro el protagonista , inspirados en Judas Iscariote, quien vendió por unas pocas monedas a Jesús.

En el barrio de Chacao, en el este de Caracas, las personas hicieron un muñeco del mandatario que en el pecho llevaba una foto de magistrados del máximo tribunal, acusado por la oposición de servir al chavismo, y el dibujo de un huevo, por los objetos que lanzaron contra la caravana presidencial el miércoles último.

Esto no se aguanta más, lo quemamos porque aquí no hay comida, no hay medicinas, la crisis empeora y no hay solución. Maduro debería irse antes del 2018 (año en que deben efectuarse las elecciones presidenciales), dijo a la AFP Pedro Ojeda, de 65 años, quien trabaja en un banco.

Las personas también quemaron un pequeño muñeco del alcalde opositor de ese municipio, Ramón Muchacho, por considerarlo el peor alcalde de la historia .

En una pared colocaron hojas de papel para que quienes desearan escribieran por qué debía quemarse el muñeco de Maduro: por dictador o porque impide elecciones fueron los motivos principales.