París. El presidente Barack Obama manifestó optimismo en que Rusia se convenza de la necesidad de que el presidente sirio Bashar Al-Assad deje el poder para poner fin a la prolongada guerra civil en su país, aunque advirtió que el cambio de posición no llegaría de la noche a la mañana.

Al debatir la crisis Siria con las potencias mundiales en París, Obama también exhortó a Turquía y Rusia a poner fin a las recientes tensiones que han socavado los esfuerzos por fortalecer la coalición encabezada por EU que pretende derrotar al grupo extremista Estado Islámico(ISIS). Instó en cambio a las dos naciones a concentrarse en la lucha contra el enemigo común y en una solución política para Siria.

Las afirmaciones de Obama en una parte durante las conversaciones sobre el cambio climático tienen lugar en momentos en que Washington sigue presionando a Moscú para que concentre sus ataques aéreos en Siria contra el Estado Islámico, en vez de los grupos rebeldes que combaten a Al-Assad con respaldo estadounidense. Obama consideró posible que en los próximos meses Rusia cambie de opinión y retire su apoyo Al-Assad.

No espero que vayamos a ver un cambio de 180 grados en su estrategia en las próximas semanas , afirmó Obama. Durante años han invertido en mantener a Al-Assad en el poder. Su presencia allí se propone apuntalarlo. Va a tomar algún tiempo para que cambien de idea , agregó.

El presidente estadounidense anticipa que las negociaciones diplomáticas de Viena en busca de una solución política a la guerra civil siria seguirán adelante, mientras la coalición encabezada por Washington aplica mayor presión para derrotar al Estado Islámico. De todos modos, admitió que la amenaza terrorista que ha atemorizado al Oriente Medio y Occidente no cesará pronto.

Estado Islámico continuará siendo una organización mortífera debido a sus medios sociales, los recursos que tiene y las redes de combatientes experimentados que posee , dijo Obama. Seguirá siendo una amenaza grave durante algún tiempo .

Todos tenemos un enemigo común. Es ISIL , afirmó Obama utilizando uno de los acrónimos para el grupo extremista. Quiero asegurarme de que nos concentremos en esa amenaza .

Más tarde, en una reunión con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, Barack Obama habló en favor del derecho a defenderse de su aliado en la OTAN y prometió un sólido compromiso estadounidense con la seguridad y soberanía turcas . Sin embargo, destacó la necesidad de que Ankara y Moscú inviertan la escalada de su conflicto y no se distraigan de la campaña contra el grupo EI y los esfuerzos por resolver la larga guerra civil en Siria.

Las tensiones entre Turquía y Rusia se convirtieron en una crisis diplomática hace menos de dos semanas, después de que Turquía derribara un caza ruso al que acusó de violar su espacio aéreo. El presidente ruso, Vladimir Putin, ha afirmado que Ankara derribó el avión para proteger petróleo que, afirmó, Turquía importa de forma ilegal desde territorio controlado por el grupo Estado Islámico, una acusación que Ankara rechaza de plano.

Turquía mantiene que no se disculpará por el derribo, que también llevó a Rusia a criticar un paquete de nuevas sanciones contra productos rusos.

Las fricciones entre dos países a los que Estados Unidos considera clave para resolver la crisis siria han amenazado con socavar los esfuerzos de Obama por expandir la coalición que lidera Estados Unidos.

Después de que el grupo se atribuyera la autoría de los atentados en París y contra un avión de pasajeros de una aerolínea rusa que se estrelló en Egipto, Obama ha intentado convertir la indignación en toda Europa en una nueva resolución para reforzar la lucha contra el grupo armado.

Alemania busca unirse a la lucha contra el Estado Islámico

El gabinete de Alemania aprobó planes para destinar hasta 1,200 soldados a la coalición internacional que lucha contra el grupo extremista Estado Islámico en Siria.

La orden requiere de la aprobación del parlamento. La coalición de gobierno de la canciller, Angela Merkel, tiene una amplia mayoría en la Cámara y la aprobación parecía garantizada en la votación, que según legisladores del bloque conservador en el gobierno podría celebrarse el viernes.

Tras los ataques extremistas de París, Merkel accedió a una petición del gobierno francés para apoyar sus operaciones contra la milicia radical en Siria. (AP)