El Consejo General de la Organización Mundial del Comercio acordó a última hora de este viernes aplazar la inminente Conferencia Ministerial después de que el brote de la cepa Ómicron, especialmente contagiosa del virus de Covid-19, llevara a varios gobiernos a imponer restricciones de viajes que habrían impedido a muchos ministros llegar a Ginebra.

La 12ª Conferencia Ministerial (MC12) debía comenzar el 30 de noviembre y durar hasta el 3 de diciembre, pero el anuncio de restricciones de viaje y requisitos de cuarentena en Suiza y muchos otros países europeos llevó al presidente del Consejo General, Dacio Castillo (Honduras), a convocar una reunión de emergencia de todos los miembros de la OMC para informarles de la situación.

“Dados estos hechos lamentables y la incertidumbre que provocan, no vemos otra alternativa que proponer posponer la Conferencia Ministerial y volver a convocarla lo antes posible cuando las condiciones lo permitan”, dijo Castillo al Consejo General. “Confío en que apreciará plenamente la gravedad de la situación”.

Por su parte, la directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, dijo que las limitaciones de viaje significaban que muchos ministros y delegados superiores no podrían haber participado en las negociaciones cara a cara en la Conferencia. Esto haría imposible la participación en igualdad de condiciones, agregó ella.

Okonjo-Iweala expuso que muchas delegaciones han sostenido durante mucho tiempo que reunirse virtualmente no ofrece el tipo de interacción necesaria para llevar a cabo negociaciones complejas sobre temas políticamente sensibles.

“Esta no ha sido una recomendación fácil de hacer... Pero como Directora General, mi prioridad es la salud y la seguridad de todos los participantes de la MC12: ministros, delegados y sociedad civil. Es mejor pecar de cauteloso”, dijo, señalando que el aplazamiento continuaría manteniendo a la OMC en consonancia con las regulaciones suizas.

Los miembros de la OMC apoyaron unánimemente las recomendaciones del Director General y el presidente del Consejo General, y se comprometieron a seguir trabajando para reducir sus diferencias en temas clave como la respuesta de la OMC a la pandemia y las negociaciones para redactar normas que reduzcan las subvenciones nocivas a pesquerías.

Además, en un comunicado conjunto, Okonjo-Iweala y Castillo instaron a las delegaciones a mantener el impulso negociador que se había establecido en las últimas semanas.

“Esto no significa que las negociaciones deban detenerse. Al contrario, las delegaciones en Ginebra deben estar plenamente facultadas para cerrar tantas brechas como sea posible. Esta nueva variante nos recuerda una vez más la urgencia del trabajo que se nos encarga”, comentó Okonjo-Iweala.

Ella indicó que había programado una serie de discusiones para el fin de semana con embajadores y negociadores visitantes y que planeaba seguir adelante con estas reuniones. Los presidentes de los grupos de negociación dijeron lo mismo.

Esta es la segunda vez que la pandemia ha obligado a aplazar la 12ª Conferencia Ministerial. Originalmente, la reunión debía tener lugar en junio de 2020 en Nur-Sultan, Kazajstán.

Aunque el Consejo General decidió trasladar la reunión a Ginebra, se eligió a Kazajstán para presidir la reunión y el presidente del país, Kassym-Jomart Tokayev, debía pronunciar un discurso de apertura en la ceremonia de apertura de la Conferencia el 30 de noviembre.

El Director General y el Presidente del Consejo General, junto con muchos embajadores que hicieron uso de la palabra, rindieron homenaje a Kazajstán por su apoyo y compromiso con la OMC y el sistema multilateral de comercio.

No se ha fijado una fecha para la reprogramación de la Conferencia Ministerial.

rrg