Samarra. Ocho cohetes impactaron en una base aérea iraquí que alberga a soldados estadounidenses en el norte de Bagdad, indicaron fuentes militares iraquíes.

Cuatro soldados iraquíes resultaron heridos, según el ejército de este país. Las fuentes militares iraquíes indicaron que ningún soldado estadounidense había sido alcanzado.

Casi todas las tropas estadounidenses ya salieron de esta base situada en Balad, tras la escalada de tensiones entre Estados Unidos e Irán en territorio iraquí.

“Ya no queda más que una quincena de soldados estadounidenses y un avión en Balad”, dijo una fuente militar iraquí.

Responsables de los servicios de seguridad iraquíes habían indicado previamente que 90% de los contratistas estadounidenses desplegados en la base fueron evacuados.

Desde finales de octubre, se lanzaron decenas de cohetes contra bases iraquíes utilizadas por soldados estadounidenses. En uno de estos ataques, un contratista norteamericano murió el 27 de diciembre, y Washington acusó del mismo a las facciones iraquíes pro-Irán.

En represalia, el 29 de diciembre, Estados Unidos bombardeó bases iraquíes en la frontera siria y mató a 25 combatientes del Hashd al Shaabi, una coalición de paramilitares pro-Irán que forma parte del ejército iraquí.

Tras ese movimiento, la escalada alcanzó un nivel inédito, cuando el presidente estadounidense ordenó matar con un dron al general iraní Qasem Soleimani y al número dos del Hashd, Abu Mahdi al Muhandis, en las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad, el 3 de enero.

Lo de Irán, “algo horrible”

“La República Islámica de Irán lamenta profundamente este desastroso error”, escribió el presidente iraní, Hassan Rouhani, en Twitter, prometiendo que aquellos detrás del incidente serán procesados. “Mis pensamientos y oraciones van hacia todas las familias de luto”.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, cuyo país tenía 57 pasajeros a bordo del avión Boeing 737 de la aerolínea Ukraine International que fue objetivo de un misil iraní, dijo que Irán debía responsabilizarse por completo y rendir cuentas.

“Lo que Irán admitió es muy grave. Derribar un avión civil es algo horrible. Irán debe asumir plena responsabilidad”, dijo Trudeau a los periodistas en una conferencia de prensa en Ottawa. “Nuestro país no descansará hasta que tengamos la rendición de cuentas, la justicia y el cierre que las familias merecen”.