Seúl. Corea del Norte amenazó ayer con llevar a cabo una prueba nuclear como parte de una acción a fondo en contra de Estados Unidos, al que llama el actor principal detrás de las sanciones internacionales recientemente adoptadas.

En un comunicado publicado por la agencia de noticias estatal de Pyongyang y atribuido a la Comisión de Defensa Nacional, el máximo órgano para la formulación de políticas militares, Corea del Norte anunció que la política de Washington hacia el país había entrado en una nueva y peligrosa fase .

Aunque una prueba nuclear subterránea no amenaza directamente a Estados Unidos, elevaría los riesgos para el gobierno de Obama, que no ha logrado frenar el programa armamentista norcoreano pese a una serie de sanciones y breves intentos de diálogo.

El secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que las amenazas de Corea del Norte son provocadoras sin necesidad alguna.

Juzgamos a Corea del Norte por sus acciones. Actos de provocación de este tipo son violaciones importantes , afirmó Carney en rueda de prensa.

Expertos en inteligencia de Seúl y Washington han especulado durante meses que la policía secreta estatal se apresta a realizar su tercera explosión nuclear, con base en imágenes satelitales que muestran actividad en el sitio de pruebas de Corea del Norte. La agencia estatal de noticias de Corea del Norte también ha hecho varias referencias opacas sobre el reforzamiento de su capacidad de disuasión nuclear.

Pero el comunicado de ayer fue la señal más clara de sus intenciones, además de venir acompañado de un enfoque inusualmente explícito sobre Estados Unidos, descrito como el enemigo declarado del pueblo norcoreano . Pese a aumentar las posibilidades de realizar otra prueba nuclear, Norcorea no informó cuándo podría llevarse a cabo.

Corea del Norte agregó que tomaría represalias en contra de Estados Unidos con la fuerza y no con palabras, ya que se refiere a la ley de la selva como la regla de su supervivencia . Como parte de esta demostración de fuerza, Norcorea también se comprometió a lanzar una serie de cohetes de largo alcance, similares al que se puso en órbita el mes pasado, lo que desencadenó las endurecidas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Corea del Norte ha pasado décadas como el principal provocador de Asia Oriental -al desarrollar armas, lanzar cohetes, hacer y deshacer ofertas de una desnuclearización y amenazar con una guerra total- y los analistas admiten que su retórica a menudo puede sentirse repetitiva.

Pero Corea del Norte -según estos analistas- es, de hecho, cada vez más peligrosa.