Washington. El senador republicano Marco Rubio cuestionó la lentitud de un tribunal de Delaware sobre los conflicto de interés que pudieron existir de parte de Hunter Biden cuando trabajaba para la energética Burisma en el periodo que se padre estuvo como vicepresidente de Estados Unidos.

“No hemos visto avances sobre la investigación; es importante que los jueces le den seguimiento por la importancia del caso. Cuando Donald Trump era presidente lo llevaron a juicio político en dos ocasiones, ahora tal parece que no hay prisa para investigar el entorno del presidente Biden”, comentó Marco Rubio.

La investigación se dio a conocer tan solo cinco días antes de que Joe Biden fuera considerado como ganador de las elecciones presidenciales por parte del Colegio Electoral.

Las acusaciones surgieron años atrás a raíz de que el hijo de Biden fuera miembro de la junta directiva de la compañía de gas ucraniana Burisma al mismo tiempo que su padre dirigía las relaciones diplomáticas con Kiev bajo la administración de Barack Obama.

Biden, adicionalmente y como ha dicho anteriormente públicamente, vinculó las garantías de préstamos para Ucrania con la destitución del fiscal general del país en 2015 para ayudar a su hijo y a la empresa Burisma.

A fines de 2015, Biden lideró una coalición de naciones occidentales y funcionarios estadounidenses que buscaron la destitución del fiscal general ucraniano Viktor Shokin después de que estallara un escándalo bajo su vigilancia en el que se encontraron fiscales con bolsas de diamantes y dinero en efectivo.

The Washington Post publicó un correo electrónico que Vadym Pozharskyi, miembro de la junta directiva de Burisma, envió a Hunter Biden agradeciéndole por "darle la oportunidad de conocer a su padre" y pasar "algún tiempo juntos".

Ética

“Se trata de ética; si el hijo de un político importante recibe pagos de una empresa por cualquier motivo, siempre habrá conflictos de interés”, comentó a The Hill Alexander Paraschit, jefe de investigación de Concorde Capital, una firma de inversiones en Kiev.

Hunter Biden cobraba 50,000 dólares al mes en la empresa Burisma a la que ingresó en 2014.

"Por lo general, es una buena inversión para cualquier empresario ucraniano contratar a un hombre que sea familiar de un político de la relevancia de Joe Biden”, comenta Marco Rubio.

El político republicano se refirió a “la conducta del presidente Biden” que presenta una doble moral donde apoya a USAID para que entregue fondos a instituciones que investigan la corrupción, pero al mismo tiempo permitió que su hijo estuviera en Burisma, donde hubo conflicto de interés”.

geopolitica@eleconomista.mx