El incendio registrado la semana pasada en el centro penal hondureño de Comayagua, donde murieron calcinados 357 reclusos, fue planificado, denunció hoy el ex presidente Manuel Zelaya.

'Eso fue planificado, ejecutado y ahora están encubriendo los hechos', señaló el ex mandatario, depuesto por un golpe de Estado el 28 de junio de 2009.

Entre el pasado martes y miércoles, un incendio en la cárcel de Comayagua provocó la muerte de 357 reos y decenas de lesionados, que fueron trasladados a centros hospitalarios de esta capital.

Zelaya participó este sábado en la zona del Bajo Aguán en un encuentro de derechos humanos, en solidaridad con unas tres mil campesinas, que denuncian la represión del Ejército y terratenientes en su lucha por la tenencia de la tierra.

Hasta el momento se desconoce la causa del incendio.

Según algunos analistas, el incendio podría ser una 'cortina de humo', ante las acciones iniciadas por el gobierno por presión de la sociedad civil para una depuración de la policía, ante denuncias de vínculos con el narcotráfico, secuestros, impuestos y otros crímenes.