Mae Sai. Las lluvias pronosticadas para los próximos días en el norte de Tailandia podrían agravar las inundaciones en la cueva donde 12 menores de edad y su entrenador de futbol esperan ser rescatados, y probablemente conlleve a que salgan nadando a través de un estrecho pasaje.

Los 13, que quedaron atrapados en la cueva el 23 de junio debido a la crecida de las aguas en su interior, fueron hallados por buzos rescatistas el lunes por la noche en la cueva ubicada en la provincia norteña de Chiang Rai durante una búsqueda desesperada que contó con ayuda internacional y angustió al país.

Los muchachos, de 11 a 16 años, y el entrenador, de 25, están sanos y son atendidos por siete miembros de la Armada de Tailandia, incluidos médicos, quienes están con ellos dentro de la cueva. La salud de los chicos y su entrenador era estable y han recibido bebidas de alto contenido proteínico.

Aunque las labores para bombear el agua continuaban, es evidente que algunas partes de la cueva no se pueden drenar, de acuerdo con el ministro del Interior Anupong Paojinda, quien es miembro de la junta militar tailandesa. Para poder rescatarlos antes de las lluvias previstas, posiblemente necesiten equipo de buceo mientras los guían buzos profesionales, agregó el ministro.

Anupong dijo que los niños saldrían por la misma ruta tortuosa que usaron sus rescatistas y reconoció que, si algo salía mal, podría ser desastroso.

Un video difundido el martes por la mañana por la Armada tailandesa muestra a los chicos en su ropa deportiva sentados en una zona de la cueva Tham Luang Nang Non con los rostros iluminados por la lámpara de un rescatista.

Los rescatistas han dicho que por ahora sería más seguro darles suministros mientras están en la cueva, en lugar de intentar que buceen. Sin embargo, esperar que el nivel del agua disminuya podría tomar meses, dado que la temporada de lluvias de Tailandia dura hasta octubre.