El ministro de Hacienda de Costa Rica, Rodrigo Chaves, dejó su cargo como parte de un reacomodo en el gabinete a mitad de la administración, y tras haber tenido discrepancias con el presidente Carlos Alvarado.

Diferencias públicas en torno a los límites al gasto del gobierno motivaron que el mandatario le pidiera la renuncia a Chaves, según reveló el exfuncionario en una rueda de prensa luego de que la Presidencia anunciara su salida del equipo de Alvarado.

"Me dijo que la diferencia de estilos no nos permite continuar trabajando juntos", dijo Chaves, seis meses después de tomar el cargo.

La Presidencia anunció también la salida del ministro de Ciencia y Tecnología, Luis Adrián Salazar y de la ministra de Comunicación, Nancy Marín.

"Los cambios son parte del inicio de la segunda parte de la administración", dijo en un video Alvarado.

El mandatario evitó referirse a las diferencias recientes con Chaves, quien hace una semana publicó una carta en la que pidió, sin conseguirlo, el veto presidencial a una ley que quita el límite al gasto de los gobiernos locales.

"Si la disciplina fiscal es importante siempre, es más ahora en la emergencia de Covid-19. Aflojar esa disciplina no me parece una política adecuada", dijo Chaves.

Costa Rica reporta un control de la pandemia con 1,000 casos hasta el jueves y solo 10 fallecidos, pero con consecuencias económicas que hacen prever un déficit fiscal de un 8.6% del PIB al cierre del 2020, según Hacienda.