Madrid. Decenas de miles de personas en toda España protestaron ayer contra los recortes presupuestarios en materia de educación y salud pública mientras el país entró en su segunda recesión en un periodo de tres años.

El desempleo en esta nación es el más bajo de la zona euro, con 24.4%; más de la mitad de los españoles menores de 25 años están desempleados y el gobierno conservador del primer ministro, Mariano Rajoy, ha adoptado severas medidas de austeridad en sus primeros cinco meses en el cargo.

Durante una convención de su partido, Rajoy, quien el viernes anunció una nueva serie de aumentos de impuestos que entrará en vigor el próximo año, indicó que no tenía ninguna alternativa . Y añadió: España necesita un cambio estructural profundo, no maquillaje .

Los manifestantes en Barcelona, Bilbao, Valencia y muchas otras capitales regionales llevaban pancartas exhortando a Rajoy a no meterse con la salud y la educación .

Cayo Lara, diputado del partido Izquierda Unida, expuso durante una gran reunión en Madrid que muchos de los manifestantes creían que el gobierno tenía la intención de utilizar la crisis financiera como excusa para vender los servicios públicos esenciales al sector privado.

Una manifestante expuso que el sistema nacional de educación pública y el servicio nacional de salud pública se habían construido a lo largo de décadas con las contribuciones fiscales de los españoles.

Son nuestros y creo que tenemos el derecho a luchar por ellos , sentenció.

Evaristo Villar, un mecánico de 62 años, manifestó que esperaba que Rajoy escuche las preocupaciones de los manifestantes. El gobierno nos escuchará; sin embargo, no sé si nos prestará atención .

Rajoy ha afirmado que dado el mal estado en el que la economía nacional se encontraba cuando el anterior gobierno socialista se la entregó en la elección general de noviembre, lo menos que podrían hacer ahora es callarse .