El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, anunció que el 7 el de mayo participará en la Conferencia de las Américas en Washington, reconociendo que el actual estado de la relación bilateral es amplio y complejo.

“El 7 de mayo voy a estar en Washington y uno de los principales motivos de la visita es compartir lo que puede ser el trazo de cómo mejorar la relación bilateral, entendiendo y asumiendo que tenemos diferentes puntos de vista sobre varias materias, entre ellas la migración, ya que nuestras políticas son distintas”, precisó en conferencia conjunta con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, realizada en la sede de la SRE.

Ante el posicionamiento de México como principal socio comercial de Estados Unidos durante el primer bimestre del 2019, Ebrard destacó que el éxito económico es la base primordial de la relación bilateral, por lo que ir contra eso es muy costoso para ambas naciones.

“Lo cierto es que el comercio entre ambos países durante los dos primeros meses del año contra todo pronóstico creció 3.4%; el intercambio ascendió a 97,418 millones de dólares. México es el socio comercial número uno de EU hoy por hoy. Si somos el principal socio comercial tenemos que encontrar una coexistencia lo más productiva posible”, dijo.

El canciller reiteró que en los próximos días se plantearán al gobierno estadounidense las preocupaciones respecto a las afectaciones al tránsito de mercancías y personas.

“Estimamos que mañana, o a más tardar el jueves, vamos a tener un documento que establece cuáles son los costos de lo que está ocurriendo, qué afectaciones tienen y por qué resulta muy costoso e inútil”, aseveró.

Frente migratorio

Por otro lado, Marcelo Ebrard informó que el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica que se le solicitó a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ya se encuentra en su fase final, por lo que será presentado públicamente en mayo para dar inicio con las acciones correspondientes de cada país involucrado.

“Vamos a demandar el respaldo de la comunidad internacional empezando por Estados Unidos”, manifestó.

Asimismo, descartó la posibilidad de que el gobierno de México acepte un acuerdo de tercer país seguro, destacando que ese pedimento no ha sido solicitado.

“Desde la transición (entre el sexenio del presidente Peña Nieto y el inicio del actual) México, por conducto mío, ha respondido que no aceptará un tratado o acuerdo de tercer país seguro. Esa es una posición mexicana muy clara y eso Estados Unidos no lo ha planteado y saben que no lo aceptaríamos”, concluyó.