Caracas. El gobierno de Venezuela declaró persona non grata y expulsó a la embajadora en Caracas de la Unión Europea, la portuguesa Isabel Brilhante Pedrosa, dándole 72 horas para dejar el país tras nuevas sanciones del bloque.

"Hoy, por decisión del presidente Nicolás Maduro, le hemos entregado en sus manos a la señora Isabel Brilhante (...) la declaratoria como persona non grata", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, en una declaración ante la prensa después de reunirse en Caracas con la diplomática.

"Se le ha dado un plazo de 72 horas para abandonar el territorio venezolano", añadió.

El gobierno de Maduro respondió así a sanciones contra 19 funcionarios, entre ellos Remigio Ceballos, uno de los principales jefes militares de Venezuela; Indira Alfonzo, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE); y dos congresistas.

Se les acusó de socavar la democracia luego de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, boicoteadas y calificadas de fraude por los mayores partidos políticos opositores.

La Unión Europea -que había planteado, sin éxito, aplazar esos comicios para buscar condiciones que garantizaran la participación de la oposición- pidió este miércoles al gobierno de Maduro revertir la expulsión de Brilhante Pedrosa, quien ocupaba el cargo de embajadora desde octubre de 2017.

"La UE lamenta profundamente esta decisión, que solamente conducirá a un mayor aislamiento internacional de Venezuela. Llamamos a que esta decisión sea revertida", dijo Nabila Nasrali, portavoz del servicio de relaciones exteriores de la Comisión Europea.

El pasado 29 de junio, después de otro paquete de sanciones, Maduro había declarado persona no grata a Brilhante y también le dio entonces 72 horas para salir de Venezuela. Sin embargo, cuando se cumplía ese plazo, el gobierno socialista dio marcha atrás después de negociaciones con el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

“Au revoir”

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, entregó el día de ayer cartas de protesta a diplomáticos de Francia, Alemania, España y Países Bajos poco después de anunciar la expulsión de la embajadora de la Unión Europea en Caracas, la portuguesa Isabel Brilhante Pedrosa.

Arreaza, en una declaración ante la prensa, pidió "reevaluar" las posiciones de la Unión Europea y sus miembros frente a Venezuela en una reunión con el embajador francés en Caracas, Romain Nadal, y representantes diplomáticos de Berlín, Madrid y Amsterdam.

"Como hoy hemos dicho adiós, adeus en portugués, porque la señora Brihlante es portuguesa de origen, no quisiéramos tener que decir adiós, auf wiedersehen o au revoir", expresó el ministro de Exteriores venezolano.