Luxemburgo, Islandia y Suecia son los países que proponen mejores políticas para cuidar a los niños entre los países ricos, según un informe de Unicef, que sitúa a Chipre, Estados Unidos y Eslovaquia en los últimos puestos de la lista.

Los tres países mejor calificados combinan "accesibilidad, precios razonables y calidad de servicios de cuidados de niños" y "proponen permisos parentales generosos" para permitir a los padres escoger su modalidad de cuidados", según el informe de la agencia de la ONU sobre el bienestar de los niños, publicado el viernes.

En esta lista de los países miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y de la Unión Europea (UE), clasificados según los criterios de acceso, precio y calidad, así como el acceso a la baja de maternidad, España aparece en el puesto 20, Chile en el 25 y México en el 30.

Menos de la mitad de los países ricos proponen al menos 32 semanas de licencia a las madres, con todo el sueldo, señala el documento. Cuando se propone una baja a los padres --siempre mucho más corta-- pocos son los que la toman, sobre todo debido a las trabas laborales y culturales.

Los tres países que cierran la lista, Chipre, Estados Unidos y Eslovaquia, se caracterizan por "los bajos niveles en sus inversiones en los permisos y en los cuidados de los niños", indica el informe. Parece indicar que lo consideran "más como una ventaja que como una responsabilidad nacional".

En estos países, un progenitor con pocos recursos tiene que gastarse hasta la mitad de su salario para hacer cuidar a su hijo, precisa.

Estados Unidos es el único país rico que no tiene una política nacional en materia de permisos por nacimiento de un niño, aunque pueden ser accesibles en ciertos Estados o para trabajadores de grandes empresas, añade el informe.