Las dificultades físicas y geográficas incluyendo el Río Bravo (Grande) y la amenaza a la vida silvestre dificultarán la construcción del gran muro hermoso en la frontera con México que prometió el presidente Donald Trump, dijo el secretario del Interior Ryan Zinke el miércoles.

Construir un muro es complejo en algunas áreas , incluyendo el Parque Nacional Big Bend y a lo largo del Río, que serpentea a través de casi la mitad de los 3,218 kilómetros de frontera, reconoció Zinke.

Cientos de especies viven en un radio de 48 kilómetros de la frontera, incluyendo el jaguar y el lobo mexicano, especies cuya supervivencia está amenazada de antemano. El gobierno de Trump se alista para relajar las protecciones a los jaguares, que viven en el norte de México y en algunas partes del suroeste de Estados Unidos, lo que facilitaría la construcción del muro.

El funcionario, cuyo puesto equivale al de secretario de Recursos Naturales en otros países, dijo al grupo que representa a los rancheros del oeste que Estados Unidos no cederá el río Bravo a México al alzar el muro del lado estadounidense ni tampoco lo construirá en medio del río .

Zinke dijo que en algunas zonas se pueden instalar artefactos electrónicos de vigilancia, mientras que en otros las imponentes formaciones naturales no requieren el refuerzo de un muro.

Durante su campaña, Trump arengaba a las multitudes con su insistencia de que se levantaría un muro a lo largo de la frontera y que México lo pagaría. Los comentarios de Zinke, y el plan presupuestario del gobierno en el que se solicitan miles de millones de dólares de los contribuyentes para financiar el muro son una dosis de realidad y un posible indicio de que el presidente ha dejado atrás su plan inicial.

Las complicaciones que señaló Zinke fueron las mismas que enfrentaron los predecesores de Trump, George W. Bush y Barack Obama. El cercado que ya fue colocado es una mezcla de varios diseños, incluyendo unas enormes placas de acero diseñadas para evitar el paso de personas y vehículos, así como postes de acero de menor tamaño que sólo bloquean el paso de autos.

En contra del calentamiento global

Los gobernadores demócratas Jerry Brown, de California, y Andrew Cuomo, de Nueva York, indicaron en un comunicado conjunto que ayudarán a ocupar el vacío provocado por la decisión de Trump de deshacer el plan para frenar el calentamiento global que promulgó su predecesor, el presidente Barack Obama.

Con o sin Washington, trabajaremos con nuestros socios de todo el mundo para combatir agresivamente el cambio climático y proteger nuestro futuro , escribieron.