Entrevista a Bruno Figueroa, embajador de México en Corea del Sur.

El embajador de México en Corea del Sur, Bruno Figueroa, aseguró en entrevista con El Economista que el intercambio comercial entre ambos países ha crecido significativamente, pese a que no existe un acuerdo comercial; los países están interesados en que este año pueda iniciar una negociación.

—¿Qué elementos de atracción tiene México para Corea del Sur?

Los principales grupos coreanos están presentes en México porque el país se ha convertido en una plataforma de manufactura para estas empresas, tanto para el mercado mexicano como para las exportaciones a América del Norte y al resto del mundo.

—En cuanto al valor de la inversión de Corea del Sur en México, ¿a cuánto asciende?

Supera los 6,000 millones de dólares en México, y a pesar de que no existe un acuerdo comercial entre ambos países se ha logrado un intercambio comercial significativo.

—¿Cuáles son los sectores industriales de mayor interés?

Hay interés y gusto por varios productos mexicanos como la carne de res y de cerdo, pescado y mariscos, y aguacate; estoy seguro que, con una disminución arancelaria, va a ser posible un incremento comercial.

—¿Qué oportunidades de inversión existen en Corea del Sur para mexicanos?

Hay una pequeña inversión mexicana en Corea (estimada al 2017 en 65 millones de dólares), pero hay potencial para que ésta pueda crecer, por ejemplo, en autopartes y en la industria del acero.

—¿La oferta turística de México le es atractiva a los ciudadanos de Corea del Sur?

Ha estado creciendo la tasa, ya estamos rebasando los 100,000 turistas coreanos que viajan a México (anualmente); todavía no podemos aspirar a grandes volúmenes pero ese turismo era prácticamente inexistente hace una década. Ahora hay un vuelo directo entre la CDMX y Seúl el cual ha sido exitoso.

—¿Cuál es el principal objetivo que usted durante este 2019?

Mantener la captación de inversión coreana en México. Es positivo la reanudación de inversiones del sector de autopartes, lo cual subraya la confianza coreana en México.

—¿Sobre la negociación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los dos países?

El tema de la posible negociación de un acuerdo comercial está sobre la mesa, hay un compás de espera pero esperamos que sea pronto.

Respecto a las actividades que realizaba ProMéxico, ¿su equipo de trabajo de la Embajada está listo para asimilarlas?

Sí, significa un reto y más trabajo, un cambio en la manera de trabajar las relaciones empresariales y económicas. En Corea vamos a tener que trabajar mucho pero de cualquier modo, la Embajada ya tenía una rectoría en la relación económica y comercial, además, institucionalmente la representación de ProMéxico tenía que coordinarse con la Embajada, habrá que trabajar mucho en la promoción de inversiones.

Corea del Norte

—¿Cómo son en la actualidad las relaciones entre México y Corea del Norte?

La relación es prácticamente inexistente. No hay titulares (embajadores) en ambos países.

Yo no he presentado oficialmente cartas credenciales, esto deriva de una situación política de hace un par de años en donde el gobierno de Corea del Norte recibió sanciones de las Naciones Unidas; sin embargo, en el 2018, vimos un giro radical en las acciones internacionales del gobierno de Corea del Norte con manifestaciones muy claras hacia su desnuclearización.

Su relación con Corea del Sur ha mejorado y hay expectativas de mejora con China, Japón y Estados Unidos.

En ese contexto habrá que ver cómo se reconfigura la relación entre México y Corea del Norte.