Patrick Belser, economista de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), aseguró hoy que las desigualdades sociales orillan al mundo a mantenerse con vida o contraer Covid-19 para evadir las dramáticas consecuencias económicas.

“Desde los años 1980, la desigualdad de los ingresos se ha disparado en muchos países, lo que ha tenido graves repercusiones sociales y económicas. Hoy, la pandemia del Covid-19 pone crudamente de manifiesto esas desigualdades, tanto a la hora de contraer el virus, como de mantenerse en vida o de enfrentarse a las dramáticas consecuencias económicas”, indicó el especialista en un comunicado.

Indicó que el Covid-19 ha expuesto la desigualdad reinante en el la sociedad a nivel mundial y las consecuencias sociales para algunos grupos, como los trabajadores migrantes y los de la economía informal.

Estos, de acuerdo con Belser, se ven particularmente afectados por las consecuencias económicas del virus. Las mujeres, explicó, están especialmente en riesgo.

Según el especialista, el alto nivel de pobreza e informalidad, y la desprotección de algunos puestos de trabajo dificultan más la contención del virus.

“Las respuestas deben asegurarse de que la ayuda llegue a los trabajadores y a las empresas que más lo necesitan, incluso a los trabajadores cuyo salario es bajo, las pequeñas y medianas empresas, los trabajadores autónomos y las numerosas personas en situación de vulnerabilidad”, aseguró el miembro de la OIT.