Daca. LA VIOLENCIA marcó la jornada de las elecciones generales de Bangladesh dejando al menos 17 personas muertas y más de 20 heridos en actos de violencia partidaria, registrados en 11 distritos del país.

Pese al despliegue de 600,000 miembros de la policía, el ejército y de otras fuerzas de seguridad para asegurar el desarrollo de las elecciones en todo el país, la jornada concluyó con saldo rojo,

La primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, se perfilaba como la ganadora.

De acuerdo con los resultados parciales de la votación, Hasina habría obtenido 229,529 votos de los 246,514 electores de la mayor circunscripción del país, Gopalganj-3.

La coalición de Hasina, la Liga Awami, sumaba 191 de los 300 escaños del Parlamento unicameral, frente a sólo cinco para la oposición.

Por su parte, el líder del Frente Jatiya, Kamal Hossain, rechazó los resultados de las elecciones, y calificó el proceso como una farsa, asegurando que se falsificaron votos en casi todos los centros del país, por lo que exigió que se realice un nuevo sufragio.

Al menos 31 candidatos que se postularon de manera independiente, o por los partidos BNP, Jamaat-e-Islami o Jatiya, se retiraron de la contienda a mitad de la carrera, en una medida de boicot a los comicios, pues aseguran que el proceso era una burla.

Poder

Sheikh Hasina, de 71 años e hija de Sheikh Mujibur Rahman, el primer presidente de Bangladesh, obtendría así su tercer mandato de cinco años consecutivo desde el 2008, y el cuarto desde 1996-2001, un récord nacional.

La ministra ha sido alabada por impulsar el crecimiento económico (más de 6% anual), así como por acoger a miles de rohinyás que huían de Birmania.

Pero sus detractores la describen como una autócrata que ha encarcelado a su rival Khaleda Zia y ha reprimido la disidencia con detenciones masivas, desapariciones forzadas y duras leyes que amordazan a la prensa.