Centennial. Por primera vez, sin su llamativo cabello rojo, el sospechoso del tiroteo en el cine de Colorado apareció ayer en la Corte, mientras los fiscales abandonaron su lucha por tener en sus manos un cuaderno que el acusado envió a un psiquiatra, al afirmar que no querían retrasar el procedimiento.

Holmes parecía más animado durante la audiencia. Sonrió y miró alrededor de la sala. Miró a sus abogados y a los periodistas que cubrían la audiencia. Parecía mover la boca, pero no hablaba en realidad.

Los abogados defensores exponen que Holmes es un enfermo mental y que el cuaderno, enviado a la doctora Lynne Fenton, no debe ser divulgado en virtud de la prerrogativa médico-paciente. Fenton vio por última vez a Holmes, profesionalmente, el 11 de junio, antes de verlo nuevamente el 30 de agosto en la Corte.

Los fiscales argumentaron que el cuaderno y su contenido son evidencia permitida. Planeaba estar muerto o en la cárcel después del tiroteo en el estreno de The Dark Knight Rises y no tenía planes de someterse a la terapia, afirmaron.

Sin embargo, el vicefiscal de distrito, Rich Orman, expuso que incluso si los fiscales convencieran al juez de que la libreta no debe estar protegida, los abogados defensores probablemente apelarían la decisión.

Si la salud mental de Holmes se convierte en un tema en el caso, éste tendría que renunciar a sus privilegios y los fiscales probablemente obtendrían acceso al cuaderno.

Holmes ha sido acusado de 142 cargos, incluidos asesinato e intento de asesinato, derivados de un ataque el 20 de julio en un teatro de Aurora en el que mató a 12 personas e hirió a otras 58. El juez de distrito del condado de Arapahoe, William Sylvester, aprobó ayer la petición de los fiscales de agregar 10 cargos adicionales y modificar otros 17.

La audiencia fue interrumpida por decisión del fiscal de no ir por la presentación del cuaderno. El investigador en jefe de la policía y otro detective estaban programados para subir al estrado y ayudar a los fiscales para presentar sus argumentos de por qué deberían de tener acceso al cuaderno, que supuestamente contiene la descripción del violento ataque.