Roma. Italia registró 993 fallecimientos por coronavirus en las últimas 24 horas, una cifra que supera el récord de 969 muertes del 27 de marzo, según el informe oficial publicado el día de ayer 3 de diciembre.

Paralelamente se registró un incremento de los casos positivos, con 23,200, 2,500 más que la víspera. La industrializada región de Lombardía, al norte, resulta la más afectada con 347 decesos.

“Se trata de cifras que nos hacen temblar”, confesó ante la prensa Domenico Arcuri, comisario extraordinario para el covid.

“Las medidas están funcionando, aunque reconozco que es difícil aceptarlas. Nuestro sacrificio ha sido útil”, agregó.

“No olvidemos que en Europa se contagia una persona cada 42 habitantes”, aseguró.

El primer ministro, Giuseppe Conte, anunció nuevas medidas que restringen la movilidad dentro del país durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo. El gobierno va a introducir una cuarentena para los italianos que provengan del extranjero durante las fiestas de fin de año y anunciaron el cierre de las pistas y estaciones de esquí.

ONU, enfadada

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, criticó ayer 3 de diciembre, sin mencionar nombres, a los países que rechazaron los hechos sobre la pandemia de coronavirus e ignoraron las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Desde el principio, la Organización Mundial de la Salud proporcionó información objetiva y orientación científica que debería haber sido la base para una respuesta global coordinada”, dijo Guterres.

“Desafortunadamente, muchas de estas recomendaciones no fueron seguidas. Y en algunas situaciones, hubo un rechazo de los hechos. Y cuando los países van en su propia dirección, el virus va en todas direcciones”, agregó.