Teherán. Irán acusó el lunes a su enemigo Israel de estar detrás del ataque a su planta de enriquecimiento de uranio de Natanz y prometió "venganza" en medio de esfuerzos diplomáticos para conseguir que el acuerdo internacional de 2015 sobre el programa nuclear iraní vuelva a su cauce.

Irán precisó que se identificó a la persona que causó un corte de electricidad en una de las salas de producción de la planta. “Se están tomando las medidas necesarias para arrestar a esta persona”, informaron los medios estatales iraníes, sin dar más detalles.

Desde Washington, la Casa Blanca desmintió todo vínculo con el incidente "Estados Unidos no estuvo involucrado de ninguna manera", dijo la secretaria de prensa Jen Psaki, y agregó que las negociaciones en Viena no deberían verse afectadas.

La Unión Europea (UE) y Rusia, confían en que lo ocurrido no socave las discusiones del programa.

UE sanciona a ocho iraníes

Por otro lado, la UE añadió este lunes a ocho funcionarios iraníes a su lista de sancionados, incluyendo al comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución, Hosein Salami, por su participación en la represión a las protestas de 2019, informó el Consejo de la UE. Con ello, la lista ya abarca a 89 ciudadanos iraníes y cuatro entidades.