Irán presentó el sábado un nuevo modelo de contrato petrolero dirigido a atraer inversiones extranjeras una vez que se levanten las sanciones conforme al acuerdo nuclear firmado hace meses y señaló que dará la bienvenida a la participación de empresas estadounidenses.

El nuevo Contrato Petrolero Iraní (IPC, por sus siglas en inglés) reemplaza el modelo anterior de recompra, en el que los contratistas pagaban por desarrollar y operar un pozo petrolero antes de entregarlo a las autoridades iraníes.

Irán ha mejorado las condiciones con la expectativa de atraer unos 30.000 millones de dólares en nuevas inversiones.

Los nuevos contratos tendrán una duración de entre 15 y 20 años y permiten la plena recuperación de costos. Los contratos anteriores tenían menor duración en tanto que los inversionistas se quejaban de afrontar grandes riesgos y sufrir fuertes pérdidas.

NOTICIA: Ayatolá iraní Jamenei da luz verde al acuerdo nuclear

Los inversionistas que producían más de las cantidades previstas no recibían compensación alguna por esos barriles adicionales.

Sin embargo, de acuerdo con el nuevo modelo, cuanto más produzcan, obtendrán mayores ganancias. Los inversionistas extranjeros también tendrán la opción de ampliar los contratos cinco años más, hasta 25 años.

El sábado comenzó una conferencia de dos días en Teherán en la que se presentarán medio centenar de proyectos sobre exploración y extracción de petróleo y gas, y otros relacionados con petroquímica.

Irán pagará a las empresas extranjeras comisiones más altas de acuerdo con los nuevos contratos a fin de aumentar los incentivos a los inversionistas.

NOTICIA: Irán comenzó a desmantelar instalaciones nucleares

El ministro del Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh, dijo en la conferencia que los nuevos contratos prevén que los inversionistas extranjeros integren una compañía con un socio iraní para efectuar las actividades de exploración, desarrollo y producción.

"A fin de continuar el papel actual (de importante abastecedor petrolero) esperamos gozar el trabajo conjunto con compañías petroleras internacionales respetables, con vistas a una situación en la que solo haya ganadores", declaró el funcionario.

Zanganeh dio la bienvenida a las inversiones estadounidenses en el sector de la energía de Irán.

"No tenemos objeción alguna ni problema alguno para que participen las compañías estadounidenses. La industria petrolera en Irán está abierta a la presencia de estas compañías", agregó.

Mahdi Hosseini, funcionario de alto rango a cargo de los nuevos contratos, dijo ante la conferencia que el nuevo modelo es un intento para restaurar las relaciones de Irán con el mundo industrializado.

Irán, miembro de la OPEP, exporta en la actualidad 1,1 millones de barriles diarios de crudo y espera regresar a su nivel de 2,2 millones que tenía en 2012 antes de las sanciones. Su producción total actual es de 3,1 millones de barriles diarios y confía en incrementarla a 5,7 millones en 2021.

abr