Teherán. Irán anunció un plan para aumentar su capacidad de enriquecimiento de uranio con más centrifugadoras, lo que aumentará la presión sobre los países europeos, que quieren salvar el acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní.

“Se envió una carta al OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) sobre el comienzo de determinadas actividades”, declaró el vicepresidente iraní, Ali Akbar Salehi, quien precisó que esta decisión respeta el acuerdo firmado con seis grandes potencias.

El organismo con sede en Viena confirmó la recepción de la misiva.

“Si las condiciones lo permiten, puede ser que mañana en Natanz (centro) podamos declarar la apertura del centro de producción de nuevas centrifugadoras”, agregó Salehi, en declaraciones citadas por la agencia de prensa iraní Fars.

“Esto no viola el acuerdo” de Viena sobre el programa nuclear iraní que Teherán firmó con seis grandes potencias en julio del 2015, afirmó el vicepresidente.

El 8 de mayo pasado, Estados Unidos anunció que se retiraba de ese acuerdo firmado también por el Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania.

La producción de centrifugadoras “no significa que vamos a comenzar a ponerlas en actividad”, aclaró el vicepresidente iraní.

Tras el retiro de Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Alemania y la Unión Europea iniciaron negociaciones para que Irán continúe respetando el acuerdo.

El enriquecimiento de uranio permite producir combustibles para las centrales nucleares de producción de electricidad atómica u otras aplicaciones civiles, particularmente en medicina. Pero el uranio altamente enriquecido y en cantidad suficiente permite la fabricación de una bomba atómica.

Estados Unidos e Israel acusan a Irán de querer fabricar una bomba atómica, pero Irán rechaza esas acusaciones diciendo que su programa tiene un objetivo pacífico y civil.

En su anuncio, el vicepresidente iraní aseguró que por el momento no van a empezar “el ensamblaje de las centrifugadoras” para utilizarlas inmediatamente.

Pero el objetivo es alcanzar, en una fecha sin precisar, un umbral de capacidad nuclear muy superior al actual.

Estos acontecimientos generan preocupación en las capitales europeas. “Estamos estudiando esos anuncios”, declaró la representante de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en una rueda de prensa.