Varsovia. La iglesia Católica de Polonia reveló el jueves que tiene pruebas de que 382 sacerdotes abusaron de menores desde 1990.

La cifra incluye 198 curas que abusaron de menores de 15 años y 184 que abusaron de jóvenes entre los 15 y 18 años, declaró Wojciech Sadlon, director del Instituto de Estadísticas de la iglesia local.

Las ofensas ocurrieron desde 1990 hasta mediados del año pasado, indicó el funcionario en conferencia de prensa.

El arzobispo de Polonia, Wojciech Polak, expresó “dolor, vergüenza y culpabilidad de que semejantes situaciones hayan ocurrido”.

Las cifras fueron difundidas luego de un cónclave de tres días del Episcopado de Polonia en que se habló de los abusos sexuales cometidos por prelados, y sobre maneras de proteger a los menores.

La noticia surge, además, pocas semanas después de que el papa Francisco convocara a jerarcas eclesiásticos de todo el mundo al Vaticano para una conferencia sobre el caso de abusos sexuales cometidos por miembros del clero.

Líderes de la Iglesia en Polonia, un país de fuerte influencia católica, han admitido antes que sabían de casos de abuso sexual de menores por parte de curas, pero no sabían exactamente cuántos.

Una fundación privada que apoya a víctimas de abusos le ha entregado al papa Francisco una lista de más de 90 curas hallados culpables y más de 300 acusados.

Recientemente fue retirada una estatua del difunto padre Henryk Jankowski, respetado por su activismo democrático bajo el régimen comunista en los años 80, debido a denuncias de que abusó de menores.

El año pasado, una fundación privada elaboró un mapa donde se muestran los lugares en los que clérigos católicos han cometido presuntos abusos sexuales contra menores, un documento que añadió presión contra la Iglesia católica en un país donde era tabú hablar de casos de pederastia.