Madrid. El ministerio del Interior español informó que seis de los nueve políticos encarcelados en Madrid, por promover la independencia de Cataluña en octubre del año pasado, ingresarán entre el miércoles y jueves a cárceles de Cataluña.

Entre los primeros presos que serán trasladados, se encuentran el ex vicepresidente regional Oriol Junqueras, la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell y dos líderes activistas independentistas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, todos acusados de rebelión y otros delitos.

El anuncio llega una semana antes del primer encuentro entre el gobernador español, Pedro Sánchez, y el presidente independentista catalán, Quim Torra, que escenificarán en el palacio de la Moncloa la primera reunión oficial entre el dirigente nacional y el regional desde el 2014.

Tras un mes en el poder español, Sánchez había prometido gestos de amistad hacia los independentistas para normalizar las relaciones entre Barcelona y Madrid.

“Los otros tres investigados en prisión preventiva serán trasladados más adelante porque lo solicitaron más tarde”, informó el Ministerio, sin precisar sus nombres.

Mientras que Carles Puigdemont continúa en Alemania a la espera de que la justicia de ese país se pronuncie sobre una petición de extradición del Supremo.

Fantasmas del pasado

No obstante, la decisión española no fue recibida del todo bien, ya que suscitó las críticas de la oposición conservadora por no satisfacer plenamente a los independentistas, que aseguran que sus dirigentes son presos políticos encarcelados por motivos ideológicos y reclaman su liberación.

A pesar del cambio de tono del nuevo gobierno socialista y una cierta moderación por parte del independentismo, que parece haber postergado su estrategia de secesión unilateral de España, la distancia entre Sánchez y Torra todavía es notable.

Como Mariano Rajoy, Sánchez se opone a la independencia de Cataluña y Quim Torra tiene como objetivo buscar la independencia y crear condiciones para alcanzarla.