El disidente cubano Guillermo Fariñas depuso la huelga de hambre que mantuvo durante 134 días tras el anuncio de liberaciones de reos políticos, informó el jueves su vocera Licet Zamora.

El activista respondió así al anuncio de la liberación de cinco presos y el traslado de otros seis, primera etapa de la excarcelación de 52 disidentes, a la que el gobierno se comprometió la víspera el gobierno con la iglesia Católica.

Zamora dijo en entrevista telefónica que Fariñas, de 48 años, tomó su primer vaso de agua frente a varios correligionarios que se lo pidieron.

Fariñas comenzó su protesta en febrero en su casa en la ciudad de Santa Clara a unos 300 kilómetros al centro oriente de la isla, tras el deceso de otro activista por complicaciones de una protesta similar y rechazó comer o beber, pero si la hidratación y alimentación por vía venosa.

Esposas del llamado Grupo de los 75'' disidentes presos en el 2003, quienes son conocidas como Damas de Blanco hicieron un llamado desde ayer para que Fariñas depusiera su actitud.

RDS