Washington. El gobierno de Joe Biden presentó el día de ayer 27 de septiembre, una propuesta para reformular un programa de la era Obama que protege a los inmigrantes indocumentados traídos a Estados Unidos cuando eran niños, conocidos como "soñadores", después de que un juez lo declarara ilegal.

El Departamento de Seguridad Interior (DHS) dijo que la iniciativa, que será sometida a consultas en los próximos 60 días antes de su eventual adopción, busca "preservar y fortalecer" la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA en inglés), que actualmente ampara de la deportación a unas 600,000 personas.

Hace dos meses, un juez federal de Texas decidió que el expresidente Barack Obama excedió su autoridad cuando instauró el DACA en 2012, indicando que sólo el Congreso tiene potestad en temas de inmigración. También señaló problemas de implementación del programa.

El fallo del 16 de julio mantuvo los beneficios para los titulares actuales del programa, pero bloqueó la inscripción de nuevos solicitantes.

El gobierno de Biden, que apeló la decisión judicial, dijo que la propuesta de reglamentación "es un paso importante" proteger a los "soñadores" y reconocer las contribuciones al país, pero insistió en la necesidad de una solución legislativa definitiva.

"Solo el Congreso puede brindar protección permanente", expresó el secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, instando a los legisladores "a actuar rápidamente".

La normativa introduce cambios en el proceso de solicitud, como nuevos costos. Pero mantiene las condiciones del programa original, que ampara de la deportación y brinda permiso laboral por dos años, pasibles de renovación.