Beirut. DOS PROMINENTES legisladores sirios y un líder musulmán designado por el Estado renunciaron este fin de semana en señal de protesta, luego de que las fuerzas de seguridad dispararan contra manifestantes, dejando a más de un centenar de muertos en la represión más sangrienta desde que se iniciaron las protestas contra el gobierno en marzo.

Las renuncias se registraron cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego en tres ciudades contra decenas de miles de personas que asistían a los funerales de los manifestantes que habían muerto el viernes.

Al anochecer del sábado, al menos 12 habían muerto en las poblaciones de Moadamiya, Douma, Alabadi y Saqba-Gota, un suburbio de la capital, Damasco. En la víspera, al menos 109 manifestantes murieron y docenas más resultaron heridos, elevando el total de muertos a más de 300.

En Washington, el presidente Obama expresó el viernes su más enérgica condena contra la situación en Siria, criticando el uso de la fuerza por parte del gobierno en los términos más enérgicos y exigiendo al presidente Bashar al-Assad cambiar de curso ahora .

La Casa Blanca declaró que se analiza una gama de posibles respuestas a este tipo de comportamiento inaceptable .

La agencia noticiosa oficial de Siria citó a un funcionario no identificado al afirmar que los comentarios de Obama no están fundamentados en una visión objetiva de lo que pasa en Siria .

Los miembros del parlamento que renunciaron, así como el líder religioso, se habían reunido con Assad a principios de abril; en dicha reunión el gobierno prometió que no habría más represión en Daraa. Uno de los parlamentarios aseveró que otra población de la zona Izra ha estado bajo sitio por casi tres días.

Muchos de los heridos recibían atención médica en tiendas de campaña y hasta en casas particulares, en todos los casos rodeadas de miles de simpatizantes para evitar que las fuerzas del gobierno arrestara a los heridos.

SUMAN 25 MUERTOS EN DERÁ

Al menos 25 personas murieron este lunes en Deraa (sur de Siria), bombardeada con artillería pesada por las fuerzas de seguridad, que intervinieron para reprimir el movimiento de protesta contra el régimen, indicó un militante, Abdala Abazid.

Según este activista pro derechos humanos contactado por teléfono por la AFP, "al menos 25 mártires han caído, muertos por los disparos y el bombardeo con artillería pesada", después de que el ejército y las fuerzas de seguridad entraron al amanecer en la ciudad, acompañados de tanques.