Buenos Aires. El peronista Alberto Fernández juró como presidente de Argentina, en medio de cánticos y vivas en el Congreso, así como de sus seguidores en las calles.

Después de asumir los atributos presidenciales de parte de Mauricio Macri, Alberto Fernández brindó su primer discurso como presidente. Allí quiso dar un mensaje de unidad y de convocatoria nacional para el período que se inicia. También mostró cuáles serán los temas prioritarios sobre los que se concentrará en sus primeros meses de gestión.

El primer tema de su discurso se centró en su compromiso democrático. Recordó a Raúl Alfonsín y al nuevo aniversario de su asunción, tras “la más cruel de las dictaduras”. En este sentido, convocó a un “nuevo contrato de ciudadanía social”. Aseguró que lo hace sin distinciones y con el objetivo de “poner a la Argentina de pie”.

También brindó un extenso capítulo sobre la economía y se quiso diferenciar de la gestión Macri.

Números terroríficos

Según Alberto Fernández, la situación se puede describir con una serie de datos “terroríficos”.

“La inflación que tenemos actualmente es la más alta de los últimos 28 años. Desde 1991 la Argentina no tenía una inflación superior a 50 %, comentó. Destacó que “el PBI per cápita es el más bajo desde el año 2009; la tasa de desocupación es la más alta desde el 2006; y el valor del dólar pasó de 9 a 63 pesos (argentinos) en sólo cuatro años”.

Sobre el contexto internacional, Fernández lo calificó de “convulsionado”. Si bien sostuvo que Argentina no debe aislarse, detalló que debe hacerlo “con inteligencia”. También anunció que buscará fortalecer el Mercosur y favorecer la integración.

Quiso tender puentes con Jair Bolsonaro, a pesar de las evidentes diferencias entre ambos.

En cuanto a la política exterior no dejó pasar el tema Malvinas. Reafirmó el compromiso nacional y sostuvo que debe ser una política de Estado, más allá del mandato presidencial. Por eso es que convocó a un consejo en el que participen distintas fuerzas políticas, autoridades fueguinas y excombatientes.

Enviado de Trump, abandona Argentina

Un evento pasó un tanto desapercibido. Mauricio Claver-Carone, enviado de Trump a la toma de posesión, se fue antes de lo pautado de la Argentina. Decidió, incluso, no asistir a la ceremonia de traspaso de mando en el Congreso y suspendió entrevistas que tenía previstas para el miércoles con el nuevo presidente argentino. El motivo: no le avisaron que asistiría un enviado del dictador Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez.

Tras el discurso de Fernández, el índice Merval de la Bolsa de Argentina cayó 4.81% a 34,657.44 puntos, y el peso argentino se apreció un leve 0.17%, a 59.80/59.85 unidades por dólar.