El exgobernante de facto, general retirado Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio en la pasada guerra interna guatemalteca (1960-1996), murió hoy por causas naturales a la edad de 91 años.

El abogado de la familia y exministro, Luis Rosales, dijo a periodistas que Ríos Montt murió la mañana de este domingo en su residencia de una colonia de la elegante zona 15 de la capital guatemalteca.

Indicó que el exmilitar, quien contaba con 91 años de edad, murió “aquejado por las dolencias que todos sabemos y que se han estado informando constantemente a los órganos judiciales”.

El general retirado estaba sometido a juicio por acusaciones de genocidio y crímenes de lesa humanidad en el conflicto armado interno que concluyó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de un acuerdo de paz avalado por las Naciones Unidas.

“El general Ríos Montt murió rodeado del amor de su familia”, y “en paz y tranquilo, con la convicción de que en este país no hubo genocidio”, enfatizó Rosales.

El militar, cabeza de una dictadura feroz, de acuerdo con organizaciones defensoras de los derechos humanos, gobernó de marzo de 1982 a agosto de 1983 tras llegar al poder mediante un golpe de Estado.

El periodo del gobierno de facto de Ríos Montt es considerado uno de los más cruentos en la guerra interna no declarada de Guatemala que oficialmente duró 36 años.

La lucha fratricida causó más de 200,000 muertos y desaparecidos; así como unos 45 mil indígenas refugiados en México, que huyeron de la violencia del conflicto armado guatemalteco.

Ríos Montt a su vez fue derrocado por un golpe de Estado en agosto de 1983 que dirigió el entonces ministro de la Defensa, general Óscar Humberto Mejía Víctores.

El exgobernante de facto, quien nació el 16 de junio de 1926 en el departamento de Huehuetenango, fue diputado, presidente del Congreso y gobernó con el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), partido derechista del que fue fundador y líder máximo.

Se le consideró el poder tras el trono en el gobierno del presidente Alfonso Portillo, quien gobernó de 2000 al 2004, de la mano del FRG, administración acusada de numerosos casos de corrupción.

El general retirado Ríos Montt, una vez que perdió su inmunidad de legislador, fue procesado y condenado por genocidio y crímenes de lesa humanidad, pero un tribunal desestimó la sentencia por faltas al debido proceso y ordenó un nuevo juicio que estaba en curso.