El exilio español ha supuesto una etapa renacentista en las relaciones entre España y México, aseguró el embajador español en nuestro país, Juan López-Dóriga Pérez.

“El exilio ha supuesto una etapa renacentista en las relaciones entre España y México (…) 80 años después el recuerdo del exilio sigue vivo y quisiera darle las gracias a todos los que en México han tomado la iniciativa o simplemente participando en los distintos actos que conmemoran estos 80 años”, dijo López-Dóriga al inaugurar el conversatorio sobre el Exilio español en México en el Centro Cultural de España, en el marco de actividades para conmemorar el 80 aniversario del suceso que provocó la Guerra Civil Española.

El diplomático destacó que antes de que los republicanos hicieran a México suyo, México hizo suyo a los republicanos españoles, “cambiamos simplemente de tierra, en vez de perder una patria, la ensanchamos y México se convirtió en la patria del exilio español. el exilio forma parte de nuestra historia y lo sentimos como nuestro”.

Asimismo, citó las palabras que el escritor Adolfo Sánchez Vázquez pronunció hace 30 años en el puerto de Veracruz, “como españoles que hemos llegado a ser mexicanos, como mexicanos que no pueden olvidar sus raíces y los vientos que nos trajeron al exilio, hoy proclamamos nuestra más alta consideración hacer realidad el encuentro entre España y México”.

Mientras que el historiador Fernando Serrano Migallón aseveró que el exilio español en México "está vivo", aunque ha ido cambiando.

El 13 de junio de 1939 comenzó la primera llegada de exiliados españoles a México arribando al Puerto de Veracruz en el barco Sinaia y luego llegaron los buques Libertad, Nyassa, Ipanema y Mexique. Se estima que llegaron en total entre 20,000 y 25,000 refugiados entre 1939 y 1942.