El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este domingo su renuncia al cargo, tras tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía.

"Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales", dijo Morales a través de la televisión, aludiendo a los líderes opositores que convocaron protestas en su contra, desatadas el día siguiente de los comicios del 20 de octubre.

"Mi obligación es buscar la pacificación", dijo Morales.

"El golpe de Estado se ha consumado", dijo el vicepresidente Álvaro García Linera, sentado al lado de Morales, quien también anunció su dimisión.

Como García Linera también dimitió, las normas bolivianas indican que la presidente del Senado, la oficialista Adriana Salvatierra, sería posiblemente la nueva mandataria provisional, aunque no se tiene todavía claridad sobre la sucesión.

Inmediatamente después del anuncio, miles de manifestantes ondeaban banderas tricolores bolivianas (rojo, amarillo y verde) en las calles de La Paz.

Foto: Reuters
Manifestantes celebraron en las calles el anuncio de la dimisión de Morales a la presidencia. Foto: Reuters

Morales, de 60 años de edad y en el poder desde 2006, había ganado la reelección en las cuestionadas elecciones de octubre, pero la misión de auditoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA) detectó numerosas irregularidades, en un informe divulgado este domingo.

En las horas siguientes, Morales perdió el apoyo de las Fuerzas Armadas y de la Policía, mientras miles de personas exigían su renuncia en las calles.

Violenta disputa

Morales había acusado el sábado a la oposición de intentar un golpe de Estado en su contra y un líder opositor lo acusó de dictador, mientras que las Fuerzas Armadas dijeron que no se enfrentarán con el pueblo.

Los opositores del presidente, entre ellos Mesa y Luis Fernando Camacho -un líder civil de la ciudad oriental de Santa Cruz que se convirtió en un símbolo de la oposición- pidieron reiteradamente la renuncia de Morales.

Luego del llamado a una nuevas elecciones que realizó el presidente la mañana de este domingo 10 de noviembre, Mesa dijo que Morales no debería ser candidato nuevamente.

"Si le queda un ápice de patriotismo (a Morales) debería dar un paso al costado", afirmó Mesa a periodistas.

Por su parte, Camacho dijo que planeaba marchar hasta la casa de Gobierno para entregarle al mandatario una carta de renuncia ya redactada para que firme Morales.

"El informe de la OEA nos ha demostrado que existió un fraude y además que el mismo estuvo a cargo del (partido oficialista) MAS, cuyo principal líder es Evo Morales, por lo tanto el señor Evo Morales ha fracturado el orden constitucional y debe renunciar", afirmó.

En el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el Papa Francisco pidió orar por la situación por la que atraviesa Bolivia.

Medios locales informaron que hubo disparos a vehículos que transportaban a un grupo de mineros en su camino a La Paz desde la región minera sureña de Potosí el domingo temprano, causando varios heridos.

Evo Morales arremete contra la OEA

El recién dimitido presidente de Bolivia Evo Morales arremetió el domingo contra la misión de auditoría electoral de la OEA que detectó irregularidades en los comicios de octubre, afirmando que adoptó una "decisión política" y no técnica.

"La comisión de la auditoria de la OEA ha tomado una decisión política" al exigir nuevos comicios en Bolivia, declaró Morales por televisión poco después de anunciar su renuncia al país luego de casi 14 años en el poder. "Algunos técnicos de la OEA están al servicio de (...) grupos de poder", agregó.

Reacciones internacionales

Cuba expresó el domingo su "enérgica condena" al "golpe de Estado" en Bolivia y se solidarizó con su aliado de izquierda, Evo Morales.

"Nuestra solidaridad con el hermano presidente Evo, protagonista y símbolo de la reivindicación de los pueblos originarios de Nuestra América. Llamamos a la movilización mundial por la vida y la libertad de Evo", dijo en Twitter el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, condenó "categóricamente" lo que denunció como un "golpe de Estado" en Bolivia.

"Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente @evoespueblo. Los movimientos sociales y políticos del mundo nos declaramos en movilización para exigir la preservación de la vida de los pueblos originarios bolivianos víctimas del racismo", escribió Maduro en la red social Twitter.

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, dijo que se había realizado un "golpe" contra el líder boliviano Evo Morales.

"El quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. El pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno", escribió Fernández en Twitter.

kg