Washington. Estados Unidos reveló el día de ayer 20 de octubre, su deseo de reunirse “inmediatamente” con Rusia para finalizar una extensión del tratado nuclear New Start, después de que Moscú respaldara su propuesta de congelar las ojivas.

“Agradecemos la voluntad de la Federación de Rusia de avanzar en el tema del control de armas nucleares”, declaró la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

“Estados Unidos está preparado para reunirse de inmediato para finalizar un acuerdo verificable. Esperamos que Rusia autorice a sus diplomáticos a hacer lo mismo”, agregó.

Rusia dijo ayer 20 de octubre, que se encuentra listo para un “congelamiento” conjunto con Estados Unidos del número de ojivas nucleares para extender New Start por un año.

Ese congelamiento no debe ir acompañado de “más demandas adicionales de Estados Unidos” y permitiría “ganar tiempo” para continuar las conversaciones bilaterales sobre el futuro del control de armas nucleares, dijo la diplomacia rusa.

La prórroga por un año del tratado New Start sobre los arsenales nucleares fue una de las propuestas formuladas por Washington, y que inicialmente fue rechazada como “inaceptable” por Moscú.

El viernes, el presidente Vladimir Putin había ofrecido extender el acuerdo actual por al menos un año pero “sin condiciones”, lo que había sido descartado por Estados Unidos.

Este cambio de rumbo de Moscú podría representar un importante viraje en el tema, ya que las negociaciones sobre la renovación de este importante tratado de desarme nuclear han estado estancadas durante muchos meses, y el texto actual expira a principios del 2021.

El tratado New Start, sellado en el 2010, mantiene los arsenales de los dos países muy por debajo de los niveles de la Guerra Fría, limitando el número de lanzadores nucleares estratégicos desplegados a 700 y el número de ojivas nucleares a 1,550.

La posible desaparición de este último gran acuerdo bilateral genera temores sobre el resurgimiento de una carrera armamentista.