Madrid. España decretó el día de ayer 25 de octubre, un toque de queda nocturno e Italia cerrará cines y teatros, así como restaurantes después de las 18 horas, en una Europa golpeada por la segunda ola de coronavirus, que deja un nuevo récord de contagios por tercer día consecutivo en todo el mundo.

Ante una situación sanitaria considerada “extrema”, el presidente español Pedro Sánchez anunció el estado de alarma, en principio por 15 días, pero con intención de extenderlo hasta principios de mayo.

Este decreto va acompañado de la imposición de un toque de queda en todo el país desde las 23 horas hasta las 6 de la mañana, salvo en las islas Canarias donde la incidencia es menos elevada.

En Italia , cines, teatros, gimnasios y piscinas cerrarán a partir de hoy y hasta el 24 noviembre. Los bares y restaurantes deberán dejar de servir después de las 18 horas, y el 75% de las clases en los institutos y universidades continuarán por internet.

“El objetivo es claro: mantener la curva de contagios bajo control, pues es la única manera de poder gestionar la pandemia sin verse sumergidos”, explicó el domingo el primer ministro Giuseppe Conte.

En Francia, el estado de emergencia se prolonga hasta el 16 de febrero.