Si la pobreza extrema está desapareciendo del mundo, cada año los habitantes de este planeta tienen más acceso a la educación, la expectativa de vida ha aumentado y la mortalidad infantil ha disminuido y cada vez hay más países que viven en democracia, ¿por qué seguimos pensando que el mundo está cada vez peor?

Según el análisis de resultados de diversas investigaciones realizadas por el fundador de Our World In Data, el Dr. Max Roser, un economista investigador de la Universidad de Oxford y su equipo, el mundo está mejor que hace un par de siglos pero no podemos percatarnos de ello debido a la percepción que generan las noticias en nuestras mentes, debido a que sólo se presentan fragmentos de la realidad.

ARTÍCULO: ¿Qué dice la ciencia sobre de la indiferencia de los ricos hacia los pobres?

Desde esa perspectiva, si cualquiera encendiera el televisor y mirara las noticias, escuchara la radio o leyera diversos medios de comunicación a través de las diferentes plataformas existentes es probable que la percepción que dejan la cobertura de los acontecimientos a nivel mundial podría dejarnos una sensación de que el mundo está empeorando, en todos los sentidos.

Según el investigador de la Universidad de Oxford, el problema radica en que los medios de comunicación no comunican cómo es que el mundo está cambiando sino que transmiten lo que está mal con el mundo. El problema de que la cobertura de los acontecimientos mundiales no se haga de manera cuantitativa, a gran escala y con una perspectiva de corto tiempo es que la mayoría de la población mundial no está al tanto de los avances que se han logrado con el tiempo.

Estos avances, según Max Roser, sólo han sido posibles a través de la colaboración entre diversas mentes en todo el mundo. Por ejemplo, la reducción de la pobreza extrema a nivel mundial es un logro gigantesco, aunque el economista admite que el hecho de que una de cada 10 personas en el mundo vivan aún en extrema pobreza es inaceptable y es un tema que todos los que conocemos de este problema debemos asumir un rol en la solución del mismo.

Para poder mirar los cambios y los avances en términos absolutos hay que contabilizar el crecimiento poblacional durante los casi 200 años. La población mundial aumentó de alrededor de mil millones en el año 1800 a poco más de 7 veces esa cantidad. El crecimiento poblacional supone un gran aumento de demanda relacionada con los recursos que se necesitan para sobrevivir, pero también supone un importante logro si se analiza los factores que se relacionan directamente con este incremento. El crecimiento de la población es una consecuencia de que la fecundidad y la mortalidad no disminuyen simultáneamente. El crecimiento rápido de la población ocurrió cuando la fecundidad seguía siendo tan alta como cuando los humanos vivían en el ambiente insalubre del pasado, pero la mortalidad había disminuido.

LISTA: 4 maneras de reducir la desigualdad en la 4ta revolución industrial

Esto implicó necesariamente una transición demográfica que significó una reducción en la cantidad de niños que las mujeres tienen, por lo que la explosión del incremento demográfico se estancó. Mientras todos los países han ido adoptando una transición demográfica la fertilidad global se ha reducido a más de la mitad en los últimos 50 años, de más de 5 hijos por mujer a principios de la década de los años sesenta a menos de 2.5 actualmente. Esto significa que el mundo está bien entrado en la transición demográfica y el crecimiento de la población mundial alcanzó su punto máximo hace medio siglo.

La disminución de la fertilidad trae el fin del crecimiento poblacional: La población mundial se ha cuadruplicado a lo largo del siglo XX, pero no se duplicará a lo largo de este siglo.

Los datos recopilados por Max Roser muestran el cambio en la sociedad humana a nivel mundial en los últimos 200 años. El argumento central del Roser se centra entonces en que las diferencias sociales en diferentes áreas de supervivencia básica de los seres humanos han mejorado las condiciones en las que nos desenvolvemos y vivimos actualmente. Desde esa perspectiva el mundo sí ha cambiado mucho, es un hecho que el mundo era peor hace un. Aunque Roser no es el único que afirma que el mundo era mucho peor antes que ahora. El científico canadiense Steven Pinker escribió sobre este mismo argumento en su libro Los ángeles que llevamos dentro , publicado en el 2011.

Al argumento de Roser aún podemos agregar otro de los problemas que afecta otros casos específicos, como la inequidad y las brechas que esto genera. Un reporte divulgado este año por la organización no gubernamental (ONG) Oxfam, reveló que ocho personas del mundo, son dueñas en total de casi la mitad de la riqueza del planeta y 62 súper millonarios tienen la misma cantidad de dinero reunido que la mitad más pobre del planeta, unos 3.5 miles de millones de personas.

la enorme brecha existente entre ricos y pobres y sugirió que la diferencia es mayor que nunca, tras incorporar nuevas cifras de China e India que indican que la mitad más pobre del mundo posee menos de lo que se había calculado.

El rechazo de las clases más afectadas por la desigualdad está provocando crisis políticas en todo el mundo. Muchos consideran que en el último año se ha convertido en un factor determinante en la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, la elección de Rodrigo Duterte en Filipinas, el crecimiento de la popularidad de las alas de la derecha más radical en Europa, manifestada en la primera vuelta de la elección francesa de este año y la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Y todo esto sin mencionar a detalle la gran brecha que aún existe a nivel mundial en cuestiones de género.

ARTÍCULO: ¿Qué pasa con las diferencias salariales entre hombres y mujeres?

Sea como sea, la percepción generalizada de que el mundo está cada vez peor llevó al Dr. Max Roser a exponer en cinco argumentos que explican qué tanto ha cambiado el mundo para bien.

1. Pobreza

Hace casi 200 años, en 1820 sólo una pequeña élite disfrutaba de un nivel de vida alto, mientras que la gran mayoría de la gente vivía en condiciones que hoy llamaríamos pobreza extrema. Para 1950, tres cuartas partes del mundo vivían en extrema pobreza y en 1981 todavía era el 44% de la pobalción mundial. En el último año, las investigaciones sugieren que la proporción de la pobreza extrema ha caído por debajo del 10% a nivel mundial.

2. Alfabetización

En el pasado sólo las élites sabían leer y escribir. Si usted estuviera vivo en 1800 había una probabilidad de 9 en 10 que no fuera capaz de leer. Hoy más de 8 de cada 10 personas son capaces de leer. Y si son jóvenes las posibilidades son mucho más altas ya que muchos de la población aún analfabeta son personas mayores.

3. Salud y mortalidad

En 1800 alrededor del 43% de los recién nacidos del mundo murieron antes de cumplir 5 años. En el 2015 la mortalidad infantil se redujo a 4.3%, 10 veces inferior a hace dos siglos. Sería erróneo creer que la medicina es la única razón para la mejora de la salud. La prosperidad creciente y la naturaleza cambiante de la vida social son otros factores además de la medicina. Se trata de mejoras en la vivienda y el saneamiento que mejoraron nuestras posibilidades en la guerra contra las enfermedades infecciosas.

4. Libertad política

La proporción de la población mundial que vive en democracias ha aumentado continuamente, particularmente después de la ruptura de la Unión Soviética, que permitió a más países democratizarse. Aunque aún una mayoría viven en una autocracia , cuatro de cada cinco, viven en un país autocrático: China.

5. Educación

Ninguno de los otros cambios o mejoras en el mundo pudieron ser posibles sin la educación. Este es el único aspecto en el que en lugar de mirar al pasado podemos mirar al futuro.La proyección sugiere que para el año 2100, se habrá más de 7 mil millones de mentes que habrán recibido al menos educación secundaria.

¿El mundo ha mejorado o empeorado?

rarl