Una decisión histórica del Tribunal Constitucional de Polonia, que afirma la primacía del derecho polaco sobre el derecho europeo, entró en vigor este martes.

La decisión, tomada el jueves, podría amenazar el financiamiento europeo a Polonia y es considerada como un primer paso hacia una posible salida del país de la Unión Europea.

La decisión cuestiona la primacía del derecho comunitario al declarar algunos artículos importantes de los tratados "incompatibles" con la Constitución polaca.

Bruselas, así como por la mayoría de los líderes de la UE, criticaron la decisión de la Justicia.

El primer ministro húngaro, el nacionalista Viktor Orban, la apoyó, y pidió a la UE que "respete los límites de la soberanía de los Estados miembros".

Decenas de miles de polacos se manifestaron el domingo para defender la pertenencia de su país a la Unión Europea tras la polémica decisión.

El primer ministro, Mateusz Morawiecki, garantizó el viernes que Polonia quiere permanecer en la UE.

Según los sondeos de opinión, más del 80% de los polacos apoya la presencia de su país en la UE, pero las relaciones entre Varsovia y Bruselas se han tensado desde que el partido nacionalista y neoconservador Ley y Justicia (PiS) llegó al poder en 2015.

rrg